Las ventas de iPhone caerán por primera vez en 2016

Fabricantes de SoftwareProyectos

¿Todo el mundo tiene ya un iPhone? Pues por las previsiones que manejan los analistas de Morgan Stanley parece que al menos la gran mayoría de quienes están interesados en tener un smartphone de Apple ya lo tienen y ahora toca poco más que asumir la tasa de sustitución de modelos antiguos por nuevos e incluso perder algunos de los usuarios dado que vaticinan, por primera vez en la historia del dispositivo, un descenso en las ventas para el próximo año.

Y se trataría nada menos que de un descenso de hasta el 6 % en las ventas de iPhone durante 2016, la primera vez que esto sucede.

En concreto se venderían durante 2016 224 millones de iPhones, un 5,7 % menos que las unidades que se venderán en 2015, que se estima totalizarán los 231 millones de unidades. Desde 2007, año en que apareció la primera generación de iPhone, nunca habían disminuido las ventas del terminal.

Como razones para este descenso en las ventas se esgrime el alto precio del dispositivo en los mercados internacionales, a excepción de China, y especialmente a la penetración en los mercados más desarrollados, donde prácticamente se habría alcanzado la saturación del nicho de potenciales clientes, resintiéndose por tanto el crecimiento al limitarse el universo de posibles nuevos compradores.

Otros analistas se han referido también a esta cuestión citando que las altas cifras alcanzadas en la venta de nuevos terminales de iPhone 6 serían inalcanzables, pronosticando que esta Navidad las ventas del modelo caerían con respecto a años anteriores, lo que no deja de contrastar con las ventas de los modelos presentados este año, 6S y 6S Plus, que han superado a las de los 6 y 6 Plus del año pasado.

Otros analistas prefieren ser más cautos y no subestimar la capacidad de crecimiento que Apple está demostrando en el mercado chino además del elemento siempre determinante bianualmente de la aparición de un modelo de nueva generación. La tónica habitual de los últimos años nos indica que tras la renovación interna con el iPhone 6S en otoño de 2016 tocaría descubrir el iPhone 7, que podría sumar más compradores en función de la renovación del aspecto que ofrezca.

La gran relevancia de una disminución de las ventas del iPhone reside en que dentro del negocio de Apple este terminal representa más de dos tercios de la facturación y el beneficio de la empresa, por lo que los inversores estarán muy atentos a una posible reducción de estas cifras.

vINQulo

Morgan Stanley

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor