Las bibliotecas desconfían de Google y Microsoft para ir a la Web

Cloud

Tanto Google como Microsoft imponen fuertes restricciones a las bibliotecas que quieren escanear sus libros. Por eso muchas de ellas están confiando en una iniciativa abierta sin ánimo de lucro para hacerlo.

Algunas de las grandes bibliotecas estadounidenses han rechazado ofertas de Google y Microsoft para escanear sus libros y formar una base de datos digital, debido a las restricciones que estas compañías querían introducir en las colecciones digitales.

En vez de eso, han decidido firmar con la Open Content Alliance, una iniciativa sin ánimo de lucro que pretende facilitar los contenidos de las bibliotecas a todo el mundo.

Aquellas bibliotecas que acceden a trabajar con Google deben restringir el acceso de los contenidos a otros servicios de búsqueda que no sean los de Google. Microsoft hace prácticamente lo mismo. La Open Content Alliance, por el contrario, permite el acceso a cualquier servicio de búsqueda.

Google paga por escanear los libros y no recibe directamente los beneficios de las páginas Web, aunque los libros hacen que el motor de búsqueda sea más útil y atractivo. Si luego la biblioteca quiere que otros servicios de búsqueda tengan acceso a sus fondos, tiene que buscar a alguien que vuelva a escaneárselos. El precio de escanear un libro no supera los 30 dólares, por lo que uno puede imaginar lo beneficiosos que estos contratos de exclusividad están siendo para Google.

Por eso muchas se resisten. El mes pasado, el consorcio formado por 19 bibliotecas de Boston, tanto municipales como universitarias, acordaron trabajar con la Open Content Alliance para empezar a digitalizar los libros que, de un fondo de 34 millones de volúmenes, se encuentren ya libres de derechos de propiedad.

Más información aquí.

 

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor