Las tácticas de HP se encuentran al límite de la legalidad

Empresas

No hay nada que guste más a los periodistas que escribir sobre ellos mismos, por eso la atención prestada a la controversia de las técnicas de espionaje seguidas por HP parece desmesurada.

Escribir sobre el sector tecnológico suele ser poco glamuroso, pero esta es sin duda la primera vez que la industria informática utiliza todo su poder para acallar a los “paparazzis” informáticos.

Lo normal es utilizar la típica carta de “deja lo que estás haciendo”, aunque algunas veces las cosas se ponen más interesantes. Hace muchos años, el jefe de un distribuidor de software europeo no quiso que un periodista escribiese sobre la salida de un nuevo producto. ¿Por qué? Quién sabe, pero este señor perdió los nervios lo suficiente como para parar la publicación, aunque necesitó para ello varias llamadas a gente importante. La noticia terminó por publicarse después de todo, aunque en señal de disculpa, el distribuidor ofreció al periodista una limusina con su “chofer” durante ese día.

En otra ocasión, los abogados de una de las compañías más grandes del mundo no aprobaron el hecho de que una página web publicase planes que el vendedor había mantenido en silencio durante un tiempo y llamaron al editor de esa publicación digital. La conversación fue corta y sin rodeos.

En otra ocasión, otra compañía aún más grande llamó a un periodista que había sacado el nombre de una nueva línea de PCs. Sólo el nombre, nada más. Llegaron a una solución: “te daremos todas las características si quitas el nombre”.

Las empresas que tienen problemas pagan a veces a relaciones públicas para que alejen a los periodistas. Un director de marketing se enfadó una vez al descubrir que un periodista planeaba escribir un artículo sobre su compañía e hizo todo lo que pudo para bloquear la historia. Se descubrió más tarde que le habían amordazado con una buena cantidad de dinero.

Mitigar los riesgos suele ser la táctica más utilizada, sin embargo. Las agencias de comunicación suelen aleccionar a los directivos de las compañías TI para que digan lo más conveniente.

Desde luego, a veces las compañías son tan estúpidas que ni la agencia de comunicación más profesional puede ayudarles. Una periodista que estaba grabando una entrevista a dos ejecutivos salió un momento al baño y olvidó apagar la grabadora. Cuando escuchó más tarde la cinta descubrió que los dos ejecutivos habían estado discutiendo alegremente sobre su aspecto en su ausencia.

vINQulos
HP se avergüenza de sus técnicas de espionaje
HP, investigada por filtraciones a la prensa
Noticia original

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor