ThinkSystem y ThinkAgile, la nueva gama de Lenovo para el datacenter

AlmacenamientoCloudDatacenterDatos y AlmacenamientoServidores
lenovo transform

Un día después de que Intel anunciara la disponibilidad de su arquitectura Parallel actualizada a 2017, Lenovo había organizado un evento para dar a conocer a partners y distribuidores la reorganización de su portfolio en lo que se refiere a infraestructuras para el centro de datos.

Lenovo lleva un año movidito, A principios de año anunciaba la segregación en tres negocios con estructuras diferenciadas y autónomas fruto de sus pasadas compras a IBM, Nortel y Motorola fundamentalmente: la parte de hardware, la parte de smartphones y la parte de data center. Dentro de esta última, el 20 de junio se presentaba el nuevo offering que reduce las marcas y tecnologías preexistentes en dos: ThinkSystem (máquinas para servidores, almacenamiento y redes) y ThinkAgile (appliances definidos por software), y que persiguen un go-to-market más simple. Finalmente, se presentaba al canal local en el evento Transform la nueva gama compuesta por una treintena de equipos.

“Es un día importante para Lenovo Iberia, que marca el resultado de una evolución iniciada en 1999 con el primer rack de factor 1u, y seguida por avances en la refrigeración por agua y en misión crítica”, cuenta Ángel Ruiz López, country manager de Lenovo Data Center Group. “Con 20 millones de servidores instalados en el mundo, Lenovo es ahora una compañía más americana que china, con cuarteles generales en California. Nuestro ADN se resume en escuchar a nuestros clientes, en innovar, y cómo no, en adoptar ciertos riesgos. Hemos abierto la primera fábrica europea en Hungría, lo que nos permitirá acortar los tiempos de entrega tres o cuatro días”.

También habló cómo no de la transformación digital y su proyección para el año 2020: “Yo lo veo más bien como un tsunami digital, es obvio que en estos últimos diez años está afectando a toda manera de comunicarnos, pero sólo hemos recibido las primeras olas, y está aún por llegar la más grande” dice Ángel Ruiz. “El otro día en un encuentro en Castilla León salía un dato, que solo el 8% de la población utiliza banca online, lo que indica aún lo que falta por llegar”.

Y para entonces, más vale estar preparado, pues según estimaciones publicadas, un tercio de las empresas llamadas “tradicionales” serán atacadas por competidores digitales; y mientras la media de vida de una de esas empresas era de 60 años en el siglo XX, ahora va a bajar a doce años: “Las compañías o evolucionan, o se quedan fuera”, añade Ángel Ruiz. “Esto no es una carrera de maratón, sino de velocidad. La papeleta del CIO es tremenda: mientras que el 80% de su presupuesto lo debe destinar a mantener los sistemas actuales, va a tener muy poco margen para la innovación. Y la agilidad se consigue con un centro de datos eficiente”.

Sin embargo, algo más de dinero sí va a tener, según IDC. Las previsiones de gasto en infraestructura de hardware es pasar del actual presupuesto de 80.000 millones de dólares a 93.000 millones en 2020; la única partida que baja es la dedicada a datacenter en el domicilio de la empresa (-4%), todo lo demás sube entre el 4% de los servicios, el 11% del HPC (High Performance Computer), el 10% de la nube privada y el 17% de la nube pública.

Para la llegada de ese 2020, las aspiraciones de Lenovo son las de seguir en el puesto tercero en cuanto a fabricantes de servidores, seguir en el primer puesto en cuanto a satisfacción de los clientes -en 22 de los 21 atributos analizados-, y subir un puesto del segundo al primero en cuanto a computación de alto rendimiento (HPC). No en balde, hace pocos días era la puesta de largo del MareNostrum v4, el supercomputador más potente de Europa, sito en una iglesia a las afueras de Barcelona, con más de 3.400 nodos en 48 racks y una memoria central de 390 terabytes que multiplica por once la potencia que tenía el anterior (hasta 13,7 petaflops/s) ocupando la misma superficie de hace tres años. “El HPC es como la Fórmula 1 de los coches, toda la innovación acaba trasladándose a los equipos de uso normal: flexibilidad modular, automatización definida por software, hiperescalabilidad…”, finaliza Ángel Ruiz.

lenovo DCG
Manuel Díaz y Ángel Ruiz, de Lenovo Data Center Group Iberia.

Software-defined-lo-que-sea

Una cosa parece clara, y es que esta generación TI ya está condicionada por el software-defined-lo-que-sea. “Por supuesto, no nos hemos contentando con poner solo lo nuevo del Intel Parallel Studio XE y los Xeon Platinum dentro, sino que hemos rediseñado todo nuestro activo y reestructurado el portfolio de tal manera que sea más fácil la elección de la máquina en función de la carga de trabajo, que después ya se le podrá añadirle módulos y especificaciones; de hecho la mayoría de los chasis pueden seguir valiendo pasado diez años, actualizando solo la capacidad de cómputo”, dice Manuel Díaz Moreno, Technical Sales de Lenovo DCG Iberia. “De esta manera, conseguimos en la misma sala meter hoy un servidor seis o siete veces más potente”.

Repasando las nuevas gamas de Lenovo, la parte de ThinkSystem destinada a infraestructuras está compuesta por 14 plataformas nuevas de servidores (5 de propósito general en rack o en torre; 4 de alto rendimiento HPC; 3 tipo blade; y 2 para alta densidad), 7 equipos nuevos en almacenamiento (3 en cabinas y 4 en switching) y 5 nuevos en networking de hasta 100 Gbps de ancho de banda. Incluyen todas las innovaciones de hoy día: densidad para computación extrema (“recomendado para SAP HANA, Inteligencia Artificial y Big Data Analytics, por ejemplo”); integración modular, se puede elegir configuraciones entre trays frontales o traseros (“esta flexibilidad permite al técnico pasar menos tiempo intentando acceder al interior”); y sobre todo fiabilidad (“menos roturas y menos paradas permite dedicarse más al core del negocio”); refrigeración por agua (“al principio asusta cuando le dices a una empresa que tiene que meter tuberías de agua, pero para una gran sala con cientos de máquinas sí interesa, ya que cada grado de temperatura de más sube el coste energético un 7%”); XClarity para la más cómoda administración, es un controller gratuito (solo pagas si quieres soporte) unificado para todos los equipos del portfolio, y que permite avances como arrancar la máquina en la mitad de tiempo (“cuando tienes una sola máquina, igual no es tan importante, pero cuando tienes que encender unas cuantas, o tienes un HPC que tarda media hora, entonces empieza a ser crítico”).

Y continúa Manuel Díaz: “¿Nosotros qué sabemos hacer? Servidores; pero un cacho de hierro en el data center no sirve de mucho si no nos ayuda al final a vender más. De ahí la parte añadida de ThinkAgile, que introduce parámetros de IT Agility para dar más rapidez al time-to-market, de simplificación (se está pasando de administrar TI a consumir TI de manera automatizada), y de UX (la experiencia de usuario se incrementa a lo largo del ciclo de vida con pruebas y mantenimiento gestionado)”. ThinkAgile supone la introducción de tres gamas diferenciadas, que tienen que ver con la infraestructura hiper convergente (5 modelos con Nutanix y con VMware), el almacenamiento definido por software (3 modelos basados en Nexenta, en Cloudian o en DataCore) y la infraestructura definida por software (2 modelos con el Microsoft Azure Stack o el Nutanix con VMware). Como se ve, tiene la característica de introducir software de terceros de referencia en el mercado que enriquecen la máquina desnuda.

Explicado por Manuel Díaz: “Por un lado se está volviendo a los orígenes de meterlo todo en una misma máquina y dejarse de informáticas distribuidas, de ahí la hiper convergencia. Por otro, se ha descubierto que hay un límite a escalar discos físicos, de ahí Hadoop y Casandra. Finalmente, están los que prefieren que se lo den todo hecho en una misma cabina preconfigurada, cableada y preparada para el switching virtualizado entre nube pública y nube privada desde una única consola, pues hasta ahora dar la marcha atrás no era tan sencillo, si se quería o te obligaban por temas regulatorios, como había sido subirlo todo a la nube; sinceramente no creo que en España se den muchos casos de empresas que lo necesiten, quizás para departamentos devops que estén haciendo pruebas de producción a gran escala antes de pasar a modo real y quieran tener todo el control del desarrollo de principio a fin sin que salga nada para después tener solo que replicarlo”.

Por su parte, la parte heredada de IBMpress, ahora Lenovopress, seguirá funcionando con sus guías y referencias públicas que ayudan a poder desplegar las soluciones más complejas. En concreto, se centran en cinco arquitecturas de referencia: Cloud (OpenStack, MVware, MS Azure); DataBase (MS SQL, Oracle OLTP); Big Data (Cloudera, Spark); Analytics (SAP HANA) y VDI (Citrix).

En cuanto al canal, ya que la presentación a la prensa no era más que un adelanto de lo que se iba a contar después a los distribuidores, Lenovo apuesta al 90% por la venta indirecta (solo se mantienen algunos contratos heredados de IBM). En España cuanta con cuatro mayoristas y más de 900 partners, “pero lo que queremos es que pongan su valor añadido, no solo ser unos revendedores, y eso tiene premio”, dice Ángel Ruiz. “Cuando adquirimos la tecnología y los equipos humanos de IBM, teníamos muy presente que había que hacerlo más eficiente y reducido en una transición suave para poder competir en precio, pero nunca hemos renunciado a la instalar la mejor tecnología porque cuando compramos procesadores, memorias o discos all-flash lo seguimos haciendo a lo grande”.