La liga española es el escaparate elegido por Intel para su tecnología de imagen 5K

Innovación
Intel 360 Replay

Intel y LaLiga han dado un paso adelante en la modernización en las retransmisiones de los partidos de fútbol gracias a la revolucionaria tecnología de Intel 360 Replay. Los aficionados estarán un poco más cerca de saber qué se siente dentro del terreno de juego en una nueva experiencia de uso inmersiva.

Se trata de la segunda vez que la liga de fútbol española instala en alguno de sus estadios la tecnología de imagen 5K de Intel desarrollada para la nueva división de Sports del fabricante de microchips, aunque Intel ya lleva rodando el sistema de manera fija en otros deportes en EEUU.

La ultra-alta definición ya se puede disfrutar en lo que queda de liga de fútbol en los partidos que se celebren en el Nou Camp y el Santiago Bernabeu. Al igual que las tres ligas americanas MLB (béisbol), NBA (baloncesto) o NFL (futbol americano), los espectadores del fútbol español van a tener la oportunidad de ser los primeros en contemplar espectaculares repeticiones en 3D de jugadas y momentos relevantes, como se pudo comprobar por los canales de pago en ‘el clásico’ del 3 de diciembre entre en Barça y el Real Madrid.

El sistema Intel 360 Replay logra una novedosa sensación inmersiva a partir de unas imágenes que capturan la realidad en 2D y luego son editadas y renderizadas en 3D. Este plus de calidad en las retransmisiones logra que los espectadores tengan una visión única del juego totalmente diferencial a lo que se estaba acostumbrado.

Cada una de las 38 cámaras estratégicamente instaladas en el estadio enlazan por cable de fibra con su servidor dedicado que almacena en un buffer las imágenes del partido. Posteriormente son procesadas en una sala de control por algoritmos diseñados por Intel que las modeliza y se recomponen superponiéndose, de tal manera que se pueden sacar repeticiones de hasta 30 segundos de duración de alta calidad moviéndose desde cualquier posición y ángulo del terreno de juego, ofreciendo una visión completa de 360º y una perspectiva única, especialmente desde las conflictivas áreas de portería.

intel carlos clemencia

“Las imágenes se conjuntan en un datacenter donde sufren una gestión centralizada. Pero mientras que una cámara 360º puede grabar todo lo que tiene a su alrededor, solo puede ofrecer un punto de vista; con nuestro sistema volumétrico podemos generar tantas tomas en 3D como queramos y es el realizador el que decide dónde poner el ojo cada vez”, explica Carlos Clerencia, Country Manager de Intel Iberia.

Un sistema que requiere de una gran potencia de cómputo, pues son 38 cámaras de ultra-alta definición que lanzan un caudal de datos hasta 57 megabits por segundo. Actualmente no están funcionando durante todo el partido, sino que el realizador decide cuándo le da al botón de grabar, durante una ventana que va de 20 a 30 segundos. Pero también puede realizar zooms de 200 aumentos capaces de registrar cualquier pequeño detalle y primeros planos impactantes. En total, cada jugada repetida puede tener hasta 2 terabytes de peso.

Esporádicamente, también se llevará a otros deportes, como se hizo con las motos acrobáticas de las X-Fighters series celebrada el pasado año en Las Ventas. En esta ocasión se instalaron cámaras a bordo, aunque no se trató solo de ver el salto desde la perspectiva del piloto, sino de dar también más información al público a través de los sensores: velocidad, ángulo de giro, tiempo en el aire…

“El futuro del 360 Replay va hacia el 8K y poder transmitir en tiempo real y en streaming directamente a un casco de realidad virtual en donde se sienta uno como si estuviera metido en la propia camiseta de Messi o Ronaldo”, señaló Carlos Clerencia.

En la presentación no se quisieron dar cifras de la inversión que ha supuesto estas dos primeras instalaciones, a las que le seguirá la próxima temporada los estadios del Sánchez Pijuán y Wanda Metropolitano. Se trata de un acuerdo win-to-win en la que Intel se ocupa de la parte tecnológica y LaLiga de gestionar las imágenes.

Para el representante de LaLiga, Roger Martí, se trata de alcanzar el círculo virtuoso y con ello el incremento de las audiencias y del precio de la publicidad. “La tecnología 360º de Intel, así como las innovaciones implantadas por LaLiga mediante el Reglamento de Retransmisión Televisiva, tienen como fin mejorar la percepción audiovisual de los partidos de fútbol. Este trabajo es la base para que el valor de los derechos audiovisuales siga aumentando”.

Estas imágenes se comercializan en paquetes a otras cadenas de televisión interesadas en la liga de fútbol española, pero también se podrían licenciar como base para contenidos corporativos, spots publicitarios, desarrollo de videojuegos de realidad virtual, etc. Lo que no se van a utilizar este sistema es como alternativa al ojo de halcón para resolver jugadas polémicas. “La finalidad es dar espectacularidad y generar experiencias de usuario más intensas, no ser un instant referee. Además, no está preparado para ello. Pese al detalle que se puede alcanzar con zooms de hasta 200 aumentos, el tiempo que transcurre entre la captura de la máquina y el tratamiento del operario, que es de 90-120 segundos, es demasiado tiempo para parar un partido de fútbol”.