Lily el dron autónomo que nos sigue a todas partes con su cámara

Innovación
0 0 No hay comentarios

El mercado de los drones de consumo está en una constante ebullición, evolucionando con modelos cada vez más sofisticados y funciones inéditas para poder destacar entre la competencia. Así nos llega Lily Camera, un cuadricóptero que quiere convertirse en el GoPro de los drones.

lily

Sabemos lo que aporta una cámara de acción a la grabación de exteriores, y si pudiéramos integrar unos de estos dispositivos a un dron sería un plus para realizar tomas de gran valor, no obstante también sabemos que cuanto más lejos vaya la cámara, más difícil sería obtener material de calidad. Si además no tuviéramos que preocuparnos tampoco del pilotaje, sería grandioso. Pues bien, Lily Camera hace exactamente todo ésto.

Lily Camera sería la primera cámara-dron que no requiere de un operador, pues uno de sus rasgos más  interesantes es que está desprovisto de un mando a distancia al uso. En lugar de eso, Lily Camera sigue al usuario usando un localizador portátil que puede llevarse en la muñeca o cualquier otra parte de cuerpo, eso sí su uso se restringe a espacios abiertos.

Funciona a través de un sistema de GPS que sigue al objetivo por los aires, mientras graba cada movimiento con una cámara (integrada en el chasis) de 12 megapíxeles, capaz de grabar en 1.080p a 60fps o 720p con 120fps (cámara lenta), foco automático y avanzada estabilización de imagen. Pesa apenas 1,4Kg y sus medidas son 26cm de diámetro por 8cm de altura.

lily2

Lily seguirá permanentemente un controlador que el usuario llevará en la muñeca, siendo éste el dispositivo que grabará el audio de la acción. El dron además se mantendrá de 1,5 a 30 metros de distancia del controlador circular. No faltarán micrófonos, conectividad WiFi o Bluetooth 4.0.

Una de las virtudes de Lily Camera es que se activa en el aire, basta con lanzarlo hacia arriba o al vacío para que comience el vuelo por sí solo, o bien, oprimir el botón de aterrizaje en el controlador para que el dispositivo aterrice suavemente en la mano del usuario. Lily alcanzará hasta 40km/h y 15 m de altura, siendo resistente al agua al igual que el tracker.

Un inconveniente es la duración de la batería, pues goza de una autonomía de tan sólo 20 minutos, lo que limita de alguna manera su uso.

De momento no podremos hacernos con Lily Camera hasta febrero del año que viene, por un precio aproximado de 1000 dólares, pero si lo deseas puedes reservarla en su web a la mitad de precio, 500 dólares.

vINQulos

DigitalTrends

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor