La lista de TIC americanas contra Wikileaks, en ascenso

Empresas

Wikileaks. Las compañías que bloquean a Wikileaks se suceden, mientras aumentan los rumores que apuntan a un posible veto por parte de Twitter.

Lo que ya se ha llamado como “Cablegate”está generando todo tipo de especulaciones que apuntan a una ciberguerra sin precedentes. Y no sólo por los documentos que Wikileaks publica a diario y que sacan los colores a los diplomáticos estadounidenses y sus homólogos repartidos por el globo.

La última noticia tiene que ver con el boicot que Wikileaks puede estar sufriendo. Si bien hacía unos días se afirmaba que Amazon dejaba de alojar los servidores de la polémica web, se van sumando los que sucumben a las presiones que instan a dar carpetazo al site.

Así, PayPal dejó el pasado viernes de prestar servicio a aquellos que hacían ingresos económicos para ayudar a la web. La respuesta a esta decisión de PayPal fueron las 8 horas que el blog de la compañía estuvo fuera de línea. Según informaron diversos expertos desde los laboratorios Panda se trataría de un ataque en nombre de Wikileaks.

Todo apunta al comienzo de una ciberguerra. Se suceden las compañías que como Amazon, están dando de lado a Wikileaks en la medida que se eleva el coste de la apuesta por la transparencia informativa y la libertad de expresión. La página web fundada por Julian Assange fue cortada por su proveedor de servicio, EveryDNS.net. y posteriormente abandonada por Tableau Software que también se ha sumado a la lista que boicotea a los controvertidos reveladores de los entresijos de la alta diplomacia.

Ahora las especulaciones apuntan a Twitter. Según los últimos rumores que ya circulan por la red, el sitio de microblogging podría estar camino de vetar Wikileaks. Algunos usuarios han alertado de que términos como #Wikileaks y #Assange no han tenido una tendencia casi tan fuerte como deberían, dada la cantidad de noticias y debates que se están generando los últimos días, según informa Network World.

En respuesta a tales críticas, alguien que se identificó como ingeniero de Twitter salió en defensa de su empresa diciendo que “Twitter no ha modificado las tendencias de alguna manera para ayudar a prevenir o WikiLeaks de tendencia“, afirmó.

Sea como fuere parece que se están dando los ingredientes de toda una ciberguerra: servidores escondidos en un búnker nuclear de la Segunda Guerra Mundial, políticos que reclaman la cabeza de Assange actualmente en búsqueda y captura y la respuesta de los ciudadanos con el despliegue de ciberartillería pesada para bloquear páginas que dan de lado a quien se ha atrevido a desvelar los detalles más escabrosos de los políticos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor