Llegan a emule 4.000 historias clínicas de abortos

Cloud
0 0 3 comentarios

A raíz de la filtración (indeseada) en esta red de intercambio de archivos, de los datos de 4.000 mujeres que abortaron en un centro médico bilbaíno, desde las asociaciones de Internautas se reclama la responsabilidad y preparación de los usuarios en materia de privacidad al utilizar los P2P, más aún si se usan como es el caso desde ordenadores de empresa.

El presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, señaló que el principal motivo de este caso, al igual que “muchos otros” en la Red, sucede debido a la “poca consciencia” de los ciudadanos. Domingo afirmó que gran parte de las actuaciones de los usuarios en programas P2P se asemejan a “dejar abierta la puerta de casa”, indicando que el uso de estos programas no es “peligroso”, si bien es necesario una “serie de conocimientos mínimos”.

A su vez el presidente de la Asociación Española de Usuarios de Internet (AUI), Miguel Pérez Subías, destacó que el “problema” no se encuentra en las redes de P2P, “simples herramientas” de Internet, y aseveró que los ciudadanos deben de asumir que “lo más importante” es conocer la “potencialidad” de estos programas.

Hace tres años la A.I ya advertía que los usuarios de redes P2P, descuidaban su privacidad y seguridad de forma muy grave, mediante una investigación de la red P2P utilizada por la aplicación emule, en las que mediante una simple búsqueda se lograron descargar claves bancarias, extractos de operaciones, facturas, contratos y todo tipo de archivos que probaban la inseguridad con la que trabajaban los usuarios.

En el caso que nos ocupa la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), ha sancionado a la clínica Lasaitasuna, en Bilbao, con 150.000 euros por infracción muy grave.

El director de la Agencia de Protección de Datos, Artemi Rallo, explicó que “en este caso se trata de un error inexcusable de la clínica, que no tenía las medidas de seguridad necesarias para evitar una gravísima filtración de estas características”. Además insistió en “hacer un llamamiento global, lo más alto y claro posible, a todas las empresas, hospitales, bancos, guarderías, colegios, para que extremen las garantías y las cautelas y revisen sus sistemas. Hay que hacer una política activa de formación, información y concienciación. La sociedad de la información tiene ciertos riesgos que deben controlarse, y con estos casos quedan en evidencia las limitaciones de muchos ciudadanos a la hora de usar correctamente las herramientas tecnológicas”, añade.

vINQulos
Asociación de Internautas
ELPAÍS

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor