Lo último en robótica militar: soldados “éticos”

Empresas
0 0 20 comentarios

El Pentágono ha contratado a un científico británico como asesor en la construcción de robots soldados que no violen el convenio de Ginebra, no torturen y se ajusten “a las nobles normas del arte de la guerra”. Los presos de Guantánamo estarán encantados.

El objetivo es que los expertos en ética robótica sean capaces de construir una especie de Terminator (como el de la segunda parte de la saga de pelis de James Cameron) incapaz de cometer crímenes de guerra o torturas y dejarse llevar por sentimientos de venganza u odio.

Estos soldaditos forman parte del proyecto de investigación estadounidense en “sistemas autónomos” en el que se gastará 4.000 millones de dólares en 2010. El Pentágono está preocupado por los informes que muestran a soldados estresados que apoyan la tortura y el odio, aseguran desde Telegraph.

Expertos como Colin Allen, acaba de publicar un libro titulado “Enseñanzas del bien y del mal en robots” en el que resume su punto de vista sobre la moralidad de los robots. Allen aplaude la decisión del Pentágono indicando “que es hora de aplicar la teoría ética y crear un software que asegure que los robots actúen correctamente de forma autónoma”.

Otros científicos de computadoras como Noel Sharkey, están preocupados con la creación de un “Robocop” que se vuelva loco y mate a todo el que se mueva. Muy critico con las intenciones del Pentágono, afirma “que después de trabajar durante décadas en inteligencia artificial, la idea de que un robot tome decisiones acerca de la exterminación humana es aterrador”. “Un frío escalofrío recorre mi columna vertebral” remata Sharkey.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor