Los especialistas coinciden en señalar que el IoT es un viaje

CloudInnovaciónInvestigación y DesarrolloMovilidadRedes inalámbricas

El despliegue de sensores IoT conectados se acelera, con múltiples soluciones verticales.

El despliegue de sensores IoT, conectados a la nube de información, continúa creciendo a buen ritmo, con múltiples soluciones específicas disponibles y para numerosos mercados verticales. Existen aún diversas barreras de entrada, como la rapidez y sencillez de la puesta en marcha de estas soluciones, así como el problema general de la seguridad de los datos capturados. La cuestión principal, con todo, es que IoT requiere una transformación digital de los negocios para explotar todo el beneficio y esta transformación es compleja y difícil, según se puso de manifiesto en el Congreso de Soluciones IoT celebrado la semana pasada en Barcelona.

“IoT es un viaje”, sentenció de un modo u otro la mayoría de conferenciantes del Congreso, en el que hay que tener claro hacia dónde se quiere ir y con una hoja de ruta bien definida. Una de las ideas generales expresadas es que existen múltiples soluciones disponibles para problemáticas concretas de muchos suministradores, pero es posible tomar diversos caminos que no siempre están bien definidos.

Sam George, director de Azure IoT de Microsoft, aseguró que “IoT no es una revolución tecnológica sino una revolución de los negocios propiciada por la tecnología”. El impacto sobre la gente y el medio ambiente será positivo y masivo, añadió, pero también alertó que “IoT requiere una transformación digital de los negocios para explotar sus beneficios”. Y sentenció: “La parte más difícil de la transformación digital es la de la transformación”. Para Sam George, es crítico disponer de pleno soporte ejecutivo, de arriba abajo.

Para las empresas que tienen varios negocios verticales, el director de Azure IoT recomendó que se empiece por uno de ellos, el que genere potencialmente mayores beneficios, y sirva de prueba para ver el impacto que tiene en el negocio y en la organización. Se trata también de desarrollar un software propio en colaboración con otros socios y después expandirse hacia otros sectores verticales de la compañía.

“El viaje hacia IoT no ha hecho más que empezar”. Sin embargo, George también dijo que existen ya muchas plataformas en la nube y muchos programas que facilitan este viaje, como puede ser Azure IoT Edge. Dentro de la plataforma existen programas que simplifican la gestión y ahorran tiempo y dinero, como Azure Time Series Insights o Azure Machine Learning services. Azure IoT puede estar alojado en la nube o en la infraestructura del cliente (Azure IoT Edge), con las mismas ventajas y protección. La utilización plena del servicio requiere, con todo, alianzas a nivel de componentes, hardware y sistemas operativos. Por eso, añadió, deben coordinarse los equipos informáticos y los de producción, los integradores, operadores, desarrolladores e implantadores de soluciones.

Cyril Perducat, vicepresidente ejecutivo de IoT y transformación digital de Schneider Electric, considera que la utilización de sensores IoT conectados a la nube de información tiene sentido económico, porque la tecnología está madura y existen numerosas oportunidades para lograr

una elevada rentabilidad. Al igual que el directivo de Microsoft, Perducat está convencido que es fundamental contar con un ecosistema dinámico de socios y desarrolladores para la rápida puesta en marcha de los proyectos. Y estos proyectos, a su vez, deben estar claramente definidos.

Schneider ha creado la arquitectura EcoStruxure, abierta e interoperable, que facilita esta contextualización de los datos y agilizar la transformación digital de las empresas. Esta arquitectura, y el software asociado, se divide en seis sectores de actividad concretos: edificios, energía, tecnologías de la información, maquinaria, plantas y redes eléctricas. El ahorro energético que se consigue oscila en torno al 30%, lo cual facilita un rápido retorno de la inversión. El directivo de Schneider insistió en la creación de alianzas estratégicas para, entre otras cosas, reducir el tiempo de puesta en marcha y conseguir mejores resultados.

Jonathan Ballon, vicepresidente de IoT de Intel, recomienda que el análisis de los datos se realice de forma distribuida, donde se capturan, y con total seguridad. El posterior proceso de análisis desde el sistema y finalmente desde la nube permitirá sistematizar y mejorar el resultado final, con datos totalmente contextualizados, que es cuando tienen realmente valor.

Ballon enfatizó la necesidad de la seguridad de los datos e introdujo en el congreso IoT de Barcelona un sistema de seguridad a nivel de dispositivo (Intel Secure Device Onboard), que funciona en cualquier dispositivo conectado. Este dispositivo, permanentemente actualizado, garantiza que los análisis posteriores sean intrínsecamente seguros.

El directivo de Intel subrayó que ya existen muchas soluciones IoT, como se podía ver en el Congreso, pero reconoció que aún existen muchas barreras. Entre ellas, citó, está la falta soluciones sencillas y rápidas de implantar, la interoperabilidad entre distintos protocolos, la falta de talento y de personal preparado para sacar pleno beneficio de estas soluciones.

El presidente de Soluciones IoT de Huawei, Jiang Wangcheng, sostuvo que es posible crear y compartir mucho valor con los dispositivos IoT conectados, porque ya se están comercializando a gran escala. Wangcheng dijo que actualmente existen cinco millones de conexiones NB-IoT y un millón en el sector de fabricación. Se venderán del orden de 10 millones de chipset NB-IoT este año, con siete suministradores de módulos y otros siete suministradores de chips con este protocolo de comunicación.

NB-IoT (de Narrow Band o banda estrecha) es uno de los protocolos de comunicación de IoT más extendidos y estandarizado por la UIT. Huawei es uno de los principales propulsores de la tecnología NB-IoT y cuenta con múltiples servicios y soluciones adaptadas a distintos sectores, como dejó claro en el Congreso. Varios operadores de telecomunicaciones, como Vodafone, presentaba diversas soluciones basadas en la tecnología de Huawei.

Huawei presentó soluciones concretas para distintas actividades, como contadores de gas o de agua inteligentes, de los que asegura que venderá este año 800.000 unidades, así como un controlador de bicicletas eléctricas, que indica su posición y nivel de batería, o un collar para las vacas lecheras, que rastrea su actividad y permite aumentar su producción. Otro ejemplo de Huawei era un sistema de mantenimiento predictivo de ascensores.

A lo largo del congreso se pudieron ver soluciones concretas para diversos usos y sectores verticales y otros más generales de variados suministradores. Schneider, por ejemplo, introdujo un sensor que se conecta a la nube y que permite la monitorización remota de equipos desde cualquier lugar con conexión a Internet, para que el usuario tenga desde su smartphone u otro dispositivo móvil una visión general y en tiempo real de todos sus sensores conectados y obtener alertas si hay algún cambio de estado en su base instalada.

Analog Devices introdujo el concepto de Extreme IoT, que permite tener datos muy precisos de una actividad concreta y detectar al momento cualquier anomalía. Puso como ejemplo que, en una casa, si el termostato se apaga, se puede notar más frío o calor al cabo de un rato el problema no pasa de ahí. En una planta de producción, en cambio, si un sensor de temperatura se apaga o estropea, se puede averiar toda una línea de producción. En muchos casos, no solo hay que tener sensores sino asegurarse que funcionan de modo extremadamente seguro. Esto, a su vez, permite muchos ahorros o gestionar a distancia plantas petrolíferas o campos de cultivo remotos.

El IoT Solutions Congress de Barcelona estuvo bastante concurrido, sobre todo en la parte del congreso, con numerosos ponentes a lo largo de los tres días que duró. En la parte de exposición se podían ver múltiples ejemplos prácticos de la evolución de la tecnología. En las tres ediciones anuales del Congreso se ha podido ver cómo se ha pasado de la divulgación de los conceptos y de la tecnología en 2015 a una realidad más tangible en 2017. La próxima edición está prevista para el 16 al 18 de octubre de 2018, donde previsiblemente se podrán ver mayores avances y más sencillos de implantar.