Los fallos en el disco duro son la principal causa de pérdida de datos

Datos y Almacenamiento

Y los son tanto en España como en el resto del mundo. De acuerdo con los directivos de Kroll Ontrack, la razón no es otra que la enorme cantidad de discos duros que hay en circulación, puesto que son rentables y los fabricantes han perfeccionado su diseño y producción.

Según el último estudio de Kroll Ontrack, los fallos de disco duro en ordenadores de sobremesa y portátiles son la principal causa de pérdida de datos en España. Así, en las empresas, un 76% de los casos viene determinado por la incapacidad de acceso a estas unidades. Los casos relacionados con servidores RAID ocupan el segundo lugar, con un 15%, mientras que el 9% restante se reparte entre pérdidas de datos en cinta y servidores virtuales.

En lo que respecta a los usuarios particulares, un 70% de las pérdidas también tiene su origen en los errores de disco duro. El segundo lugar lo ocupan lo mismo pero en discos duros de estado sólido (SSD), con un 14% de casos, y por último en smartphones y tablets.

perdida datos_Kroll

¿Y qué tipo de datos pierden? Siempre de acuerdo con el estudio, el 69% de las empresas españolas perdió información relacionada con el negocio, mientras que un 26% revela que se trataba de información personal almacenada en los sistemas empresariales. En cuanto a los usuarios particulares, un 88% perdió información personal, y un 11% datos empresariales que almacenaba en su dispositivo personal.

Frente a los resultados del estudio realizado en 2010, que señalaba que los errores humanos eran el principal origen del problema (40% de respuestas frente al 14% actual), en el de este año, el 66% de los 1.066 clientes entrevistados en todo el mundo mencionan los fallos de hardware como principal causa de la pérdida de datos, comparado con el 29% de 2010.

Como sólo es cuestión de tiempo que las unidades de almacenamiento fallen y con el objetivo de evitar los inconvenientes asociados, desde  Kroll Ontrack, su director general en España,  Nicholas Green recomienda: “desfragmentar regularmente el equipo, comprobar la capacidad de almacenamiento, ejecutar el software antivirus y otro que monitorice el disco duro. Las empresas y usuarios domésticos deberían contar con copias de seguridad y un plan de continuidad actualizado”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor