Los grandes planes de Apple para 2014

Workspace

Esta semana los empleados de Apple han recibido un memorándum enviado por Tim Cook con información sobre los planes de la marca para el año que está a punto de comenzar. Además de realizar un repaso de los logros ya conseguidos se avanza algo sobre los grandes lanzamientos de la manzana mordida que nos esperan en los próximos meses. Os los adelantamos.

Tras felicitar a sus empleados por el éxito de los productos de la marca en el año que termina, considerándose a sí mismo la persona más afortunada del mundo por la oportunidad de trabajar en Apple con todos sus empleados, Tim Cook les pide que estén preparados para las innovaciones que se producirán en 2014 y que permitirán a la empresa presentar nuevos productos para los que tienen “grandes planes que los clientes van a adorar”.

¿Nuevas versiones de iPhone o iPad? Sí, y algo más, puesto que Apple lleva unos años sin ofrecer un producto realmente innovador y revolucionario. La llegada del iPad supuso el último de estos hitos, y aquello fue en 2010. ¿Qué nos espera?

Por comenzar con las evoluciones, algunos rumores apuntan a mediados del 2014, coincidiendo con el WWC, pero si no es en ese momento se da por seguro que en otoño aparecerá el iPhone 6 con pantalla de 4,7 pulgadas y un más que probable rediseño de la propia carcasa exterior. Si el iPhone 3G suponía una escasa diferencia exterior con respecto al primer modelo y el iPhone 5 apenas ha variado en dimensiones con respecto al aspecto del iPhone 4S, se espera que ahora, como paralelismo de lo que nos tienen acostumbrados en Cupertino, se produzca un nuevo rediseño exterior tan rupturista como el que hubo entre iPhone 3GS e iPhone4. Para ello se aprovecharía ese cambio en las dimensiones de la pantalla que aumentaría hasta hacerse competitivo con la tendencia actual, en un movimiento similar al que condujo a que la marca añadiese a su catálogo un tablet de 7 pulgadas incluso en contra de la tajante postura que mantuvo en su día Steve Jobs.

Otra evolucion tendría que ver con el tablet, precisamente, y también con el tamaño. Al igual que el MacBook Air tiene un hermano mayor más orientado a usuarios profesionales con mayores requerimientos de potencia, en los tablets sucederá lo mismo y junto a los actuales iPad mini e iPad Air habrá otro con mayor resolución, procesador más potente (compartiría el A8 del iPhone 6) y especialmente mayor tamaño de pantalla. El iPad Pro tendría pantalla de 12 pulgadas y además al estilo de Microsoft Surface dispondría de un teclado como accesorio capaz de convertirlo en un dispositivo híbrido, mitad tablet, mitad portátil, todo productividad.

Lo que no parece tan cercano es el televisor Apple pero, a cambio de que aún tengamos un año más un hueco de 65 pulgadas en el salón esperándolo podremos contentarnos con mirar a nuestra muñeca porque parece que 2014 sería el año del iWatch, el reloj inteligente de Apple que lleva años siendo un rumor, en concreto desde que en 2010 apareció el iPod Nano de 6ª generación que permitía llevarlo a modo de reloj con una serie de pulseras que rápidamente se encargó de comercializar la industria auxiliar.

En Cupertino no parecen haberse dado mucha prisa en explotar el potencial de ese dispositivo, y de hecho la siguiente generación quiso romper (quizá también para dejar preparado un terreno para el reloj inteligente) de manera que del iPod Shuffle, pequeño y cuadrado, se quedó sin la pantalla y el iPod Nano adoptó formato rectangular y vió cómo su pantalla aumentó de tamaño.

Los últimos rumores ya se refieren a los encargos a diversos fabricantes de pantallas en dos tamaños que mantienen poca diferencia entre ambos y que apuntaría a la existencia de un modelo algo más grande para hombres y otro algo más pequeñ0 para mujeres (al estilo de lo que ocurre con los relojes) así como a los primeros planes para iniciar la producción a comienzos de 2014. También resulta interesante recordar, a efectos del aspecto que tendría dicho dispositivo y que entroncaría con el habitual cuidado en el estilo que se le atribuye a los productos de la casa, la contratación por parte de Apple de Paul Deneve, antiguo director general de la conocida firma de moda Yves Saint Laurent, y su asignación al departamento de Proyectos Especiales, debiendo rendir cuentas únicamente ante el propio Tim Cook.

Si un revolucionario iWatch no es un proyecto especial para Apple que merezca poner al frente al antiguo responsable de YSL… ¿qué lo sería?

vINQulo

9to5Mac

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor