Los litigios de la RIAA y organizaciones de derechos pueden ser inconstitucionales

Cloud
0 0 1 comentario

Joel Tenenbaum, un adolescente denunciado en 2007 por compartir siete canciones en KaZaa, contará con la ayuda jurídica inestimable del profesor de derecho de Harvard Charles Nesson, fundador del prestigioso Centro Berkman para Internet y Sociedad, que junto a decenas de cíber-letrados reclutados, han interpuesto una contra demanda a la Asociación de discográficas solicitando a los jueces federales que paren los pies a su campaña “inconstitucional” de acoso a los internautas.

“La Recording Industry Association of America (RIAA) usa toda su influencia en la campaña contra Joel Tenenbaum, tratando de castigarlo más allá de toda medida racional de los daños supuestamente causados”, argumenta el profesor.

“La RIAA no hace esto para cobrar una indemnización, ni para disuadirlo de posteriores infracciones a los derechos de autor, sino con el propósito de crear una leyenda urbana en niños, padres y profesores usuarios de computadoras, para revertir en su propio beneficio la marea del futuro digital”.

Nesson explica que la RIAA abusa con su poder de la ley y de los procesos civiles de primera instancia, viola la constitución en su decimocuarta enmienda, las altísimas indemnizaciones requeridas no se justifican con el supuesto daño causado y en todo caso los hechos encausados son causa penal y no pueden ser vistos por los juzgados civiles, algo que el congreso ya ha declarado inconstitucional (viola la quinta y la octava enmienda) para no convertir el negocio de la música en una “fuerza policial privada”.

Por todo ello, Joel, el profesor de Harvard y su armada de cíber abogados piden en la contra demanda un juicio con jurado, y daños y perjuicios para compensar lo que la RIAA está haciendo a él y su familia.

Un caso interesante, que puede acabar con las demandas civiles de estos casos en Estados Unidos. Veremos cómo concluye.

vINQulos
ars technica

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor