Los mercados emergentes se están convirtiendo en vertederos de PC usados

CloudGreen-ITInnovación

A menos que se comience a llevar a cabo una política de reciclaje efectiva, la actual demanda de estos equipos se convertirá en un verdadero problema para el medioambiente, si no lo es ya.

Actualmente existe una gran demanda de ordenadores de segunda mano especialmente en aquellos países emergentes que no pueden por el momento asumir los costes de nuevos equipos.

Tal y como indica Gartner, este proceso de reutilización de ordenadores que ya no sirven en nuestros mercados no tiene porqué ser más ecológico, sino que, por el contrario, el aumento de las exportaciones de equipos tecnológicos para su reutilización o reciclado aumentará los desechos electrónicos.

Al igual que los mercados emergentes no tienen los suficientes medios para adquirir nuevo hardware, tampoco están preparados para un reciclaje efectivo.

vertedero.jpg

Es cierto que la reutilización debe ser considerada como mejor opción que la mayoría de otros procesos de gestión de residuos, pero sin un correcto y eficaz control de las exportaciones, lo único que se conseguirá es que estos países se conviertan en vertederos baratos, una forma de pasar la pelota tóxica pareciendo ecologistas.

Según el estudio de Gartner, unos 37 millones de ordenadores de segunda mano fueron restaurados en 2008 para ser exportados a los mercados emergentes. En 2012 se espera que esta cifra aumente hasta los 69 millones.

La recesión mundial ha aumentado la demanda de este tipo de equipación, pero Gartner asegura que la oferta sigue siendo mucho mayor, especialmente en equipos que ya son demasiado viejos, incluso inservibles como bloc de notas.

En 2007, se contabilizaron ya unos 68 millones de ordenadores de segunda mano que no servían. De ellos, 15 millones fueron desechados en los países emergentes, cifra que aumentará a 30 millones en 2012.

Como adelantábamos, estos países no tienen los medios suficientes para manipularlos y desmantelarlos de forma segura. En la gran mayoría de ocasiones, las piezas tóxicas termina en lugares sin el más mínimo control, contaminando el medioambiente de una forma brutal.

No olvidemos que el negocio de la exportación de ordenadores de segunda mano es bastante jugoso, pero tal y como ya han avisado los expertos, es de vital importancia que se desarrolle una regulación eficiente a nivel mundial.

Tal vez para cuando todos los países se pongan de acuerdo sea ya demasiado tarde.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor