Los chicos del OLPC se meten con WiMAX

Empresas

El proyecto de un portátil para cada niño no está exento de críticas, pero no es muy frecuente ver que los discípulos de Negroponte echan pestes en lugar de recibirlas. Por supuesto, sólo podía tratarse de una tecnología más perniciosa que el propio portátil: WiMAX.

La gran promesa, estancada aún en algunas ciudades remotas desde hace dos años, WiMAX sigue tratando de ganarse el mundo de la conectividad de banda ancha. Aunque Intel ha sido su gran patrocinador, los vendedores no se han comprometido a ir mucho más allá que a jugar con los prototipos presentados en la conferencia celebrada en Taiwan esta semana.

Michail Bletsas, el hombre de las comunicaciones para el proyecto OLPC, sugiere que el mayor problema al que los chicos de WiMAX se enfrentan es al de que tratan de operar en bandas inalámbricas que ya tienen licencia, como la 2.5 GHz. Esto dificulta el que los dispositivos puedan llegar al mercado. Bletsas sugiere que los dispositivos podrían hacerse con más rapidez y de forma más barata si trabajasen con bandas sin licencia como la 5.8 GHz, con la que podrían también adentrarse en los países en desarrollo que están comprando OLPCs.

A pesar de que no muchos fabricantes están de acuerdo en este punto, todos estuvieron de acuerdo al señalar que la regulación de los espectros de frecuencia en todo el mundo es un completo desastre. Con la escasa unificación de estándares y regulaciones en los distintos territorios, el despliegue de una tecnología de banda ancha como WiMAX será muy difícil, reconocen los delegados. ¿Ahora se dan cuenta de esto?

Traducción de un artículo de Wily Ferret del 15 de mayo de 2007.

vINQulos
Noticia original

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor