Los coches con etanol corren sobre la miseria humana

Empresas

“Mientras unos se preocupan por llenar sus tanques de gas, otros luchan por llenar sus estómagos”. Terrible afirmación del responsable del banco mundial que denuncia la tremenda crisis alimentaria que está causando la subida de precio de los alimentos, en gran parte por el fomento de este tipo de combustibles desde los gobiernos occidentales.

“Estimamos que el efecto de esta crisis alimentaria, supondrá siete años perdidos en la lucha contra la pobreza en todo el mundo”, dice Robert Zoellick, responsable del banco mundial.

Zoellick explicó que este problema no solo afecta a la reducción de alimentos en el momento presente, sino que provoca disturbios sociales y supondrá pérdida y retraso en el crecimiento intelectual y físico del futuro.

La necesidad imperiosa de la búsqueda y utilización de combustibles alternativos más limpios que los derivados del petróleo no se pone en duda, pero sí el uso concreto del alcohol etílico por encima de otros biocombustibles menos agresivos con el precio de los alimentos, sin el control de los mismos o sin las ayudas necesarias para compensar a los países del tercer mundo.

Además se ha avanzado que el etanol no es tan limpio como publicitan produciendo tanto CO2 al quemarse como la gasolina, y obliga a la destrucción de bosques para sembrar nuevos cultivos y a consumir espectaculares cantidades de agua.

La tremenda crisis alimentaria que se ha generado ya fue denunciada por organizaciones humanitarias como Oxfam, cuyo responsable Liz Stuart pidió a Europa y Estados Unidos que parasen de alentar el aumento de cultivos para producción de biocarburantes, “desgarradora para la vida de los pobres”.

vINQulos
The Register

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor