Los coches japoneses se moverán con sake

Workspace

El gobierno de Japón producirá etanol barato procedente de arroz para ayudar a los agricultores locales.

La fiebre del biocombustible llega también a Japón. El gobierno japonés ha puesto en marcha una planta de producción de etanol a partir de las cáscaras de arroz que los agricultores no utilizan.

Si el proyecto tiene éxito, supondría un buen ejemplo para que proyectos similares se extendiesen por el país y las gasolineras japonesas empezasen a vender biocombustible.

Japón es el segundo país del mundo consumidor de gasolina, después de Estados Unidos. Dependiente completamente de las importaciones de crudo, la subida del precio del oro negro ha afectado gravemente a su economía.

Aunque se encuentra dentro de los países firmantes del protocolo de Kioto, la adopción de biocombustibles en Japón es aún muy reducida, mucho más que en Europa o Estados Unidos.

Algunos analistas sostienen que esto es debido al alto precio que exige la producción agrícola en Japón y a la falta de incentivos gubernamentales. Por eso el éxito de este proyecto puede suponer un importante punto de arranque. Sus patrocinadores intentan demostrar que se puede producir biocombustible de forma barata animando a una comunidad de 10.000 granjeros a formar parte de su producción.

Más información aquí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor