Los horizontes de Nvidia van más allá de la física SLI

ComponentesWorkspace
0 0 2 comentarios

La nueva flexibilidad de Nvidia favorecerá el aprovechamiento del material por parte de los usuarios. Aunque no están claros los motivos para ello, la apuesta de Nvidia permitirá el reciclaje.

ATI HA ANUNCIADO hoy que soportará el Havok FX con la inclusión de una tercera tarjeta, asíncrona e independiente, y parece que Nvidia va por el mismo camino.

A la luz de un chat inseguro en el que participé hace poco durante el lanzamiento del 7950 GX2, parece que NVIDIA se prepara para soportar la física GPU de una forma más generalizada. Y parece más flexible que lo que nos ha enseñado ATI hoy.

La idea es muy sencilla. Si un usuario tiene una tarjeta gráfica PCI-E NVIDIA y una placa base SLI, ya tiene lo que le hace falta para ejecutar un sistema de hardware con efecto físico.

Permítanme que les ponga un ejemplo. Pepito Pérez tiene un SLI mobo con 6600 GT. Se le ven las lágrimas en los ojos por no poder jugar a Oblivion con una resolución adecuada. Así que no paga la luz, el gas etc. durante un mes y compra un 7900 GTX (incluso puede que se salte el alquiler también y compre un 7950 GX2). ¿Qué hace al final con su viejo 6600 GT? ¿Lo regala a un amigo? ¿Hace un donativ0 a los sintecho? Pues, ¡no! Parece que podrá meter el 6600 GT en la segunda ranura PEG dentro del SLI mobo y que los drivers NVIDIA serán capaces de configurarlo como un procesador de física independiente.

El tema está lejos de ser oficial, pero desde luego parece clara la dirección que está cogiendo NVIDIA. En vez de vender su antigua placa gráfica de NVIDIA sin más, un usuario tendrá la opción de coger su tarjeta antigua e implementar la física acelerada por hardware. ¿Tienes un 7800 GTX y ganas de 7900 GTX o 7950 GX2? Pues ¡muévelo a la otra ranura y agárrate!

Tiene una lógica aplasmante tanto para el fabricante como para el usuario. Tienes un hardware tocho de SM 3.0 capaz de soportar cálculos de punto flotante de 32 bit a ritmo de vértigo. Mientras NVIDIA no tiene la potencia de bifurcación que tiene ATI, no deja de ser un hardware muy sólido, capaz de crear unos efectos bien bonitos.

Con la alegría que supone PCI-E, la escritura GPU a la memoria principal no es tan complicada como fue en su día el viejo, renqueante AGP. Y eso no es todo. Gracias a la esencia de setups basados en SLI, habrá mucha comunicación entre la GPU física y la GPU de presentación. El tren de PCI-E ha abierto muchas nuevas dimensiones a todos los jugadores, debido a su sencillez absoluta y su potencia.

Una vez NVIDIA anuncie todo esto (y supongo que será más cerca de agosto, cuando hay más ruido previsto en torno al Havok FX), imagino que habrá un vacío perfecto de antiguas tarjetas NVIDIA PCI-E en eBay, ya que muchos propietarios decidirán sacarlas de cualquier subasta.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor