Los móviles peligran en Bolsa

Movilidad

El desplome ayer de Ericsson en la Bolsa de Estocolmo ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de un mercado, el de los móviles, que tendrá que empezar a asumir los costes de la nueva generación tecnológica.

Ayer, la Bolsa de Estocolmo sufría con la caída del precio de las acciones de una de sus compañías punteras, Ericsson. En un sólo día, las acciones perdieron casi un 30 por ciento de su valor, después de comunicar que su resultado provisional para el tercer trimestre iba a ser peor de lo esperado. La compañía arrastró a otras empresas de la competencia como Nokia, Nortel y Alcatel-Lucent.

Ericsson no ha podido renovar contratos para la expansión de redes para móviles ya que los grupos de telecomunicaciones están o bien fusionándose o bien reduciendo costes en mercados ya maduros como el europeo y el estadounidense.

Al mismo tiempo, no ha podido triunfar en mercados emergentes donde la competencia es muy grande y las empresas se ven obligadas a rebajar los precios para ganar cuota de mercado. Al final, los estrechos márgenes con los que tiene que lidiar ahora la empresa sueca son la razón de su descalabro, pese a que en ventas los resultados no fueran tan malos.

Según un analista de Nomura, “esto es una llamada de atención. Antes o después los operadores tendrán que reasumir los gastos que supone actualizar su capacidad y su software”.

En  cuanto a Ericsson, ha perdido el liderazgo como empresa más cotizada de Suecia. La dramática caída incluso consiguió dañar a la moneda sueca, forzando su bajada frente al dólar.

Más información aquí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor