Los “ordenadores vivos” no podrán ser patentados

Empresas
0 0 6 comentarios

Los desarrollos para crear ordenadores a partir de bacterias genéticamente alteradas avanzan a buen ritmo, pero no se cree que estos “ordenadores vivos” puedan llegar a comercializarse en mucho tiempo.

Según la bióloga Karmella Haynes, patentar y vender un “ordenador vivo” plantea las mismas dificultades que patentar genes. Haynes es la responsable del proyecto que ha conseguido crear ordenadores de bacterias capaces de resolver el acertijo matemático conocido como el “problema del pastel quemado”.

Se trata en esencia de un problema de ordenamiento matemático en el que participan una pila de pasteles de distintos tamaños, cada uno de ellos con una parte horneada y otra quemada. El objetivo es conseguir ordenar la pila de manera que el más grande esté en la parte de abajo y que todos los pasteles se ordenen con el lado bueno hacia arriba, en el menor número de movimientos.

Añadiendo genes a la bacteria Escherichia coli, los investigadores del equipo de Haynes desarrollaron un sistema basado en ADN capaz de barajar los objetos utilizando un proceso llamado “ordenamiento por inversión”. De esta forma, estos ordenadores pueden solucionar cualquier tipo de problema en el que haya que aplicar la lógica del ordenamiento.

Al tratarse de organismos vivos, se reproducen de forma natural y resultan muchos más baratos que los ordenadores convencionales. Además, estos ordenadores vivos requieren menos espacio y pueden evolucionar haciendo mutaciones en su ADN para solucionar nuevos problemas.

Existen otros proyectos similares de “informática ADN” en el mundo pero la característica fundamental del que dirige Haynes es que ha sido concebido desde el inicio como un proyecto de código abierto. Se puede acceder a él a través del Registry Standard Biological Parts del MIT.

vINQulos
IT News

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor