Los videojuegos pueden ayudar a los niños autistas

ComponentesWorkspace

Aunque para muchos los videojuegos provocan aislamiento social, la Universidad de Missouri está convencida de todo lo contrario: los juegos facilitan a los niños que tienen problemas de sociabilidad la interacción con el mundo.

Por eso están utilizando un juego, el Space Race, para ver si las ondas cerebrales de los niños con autismo pueden ser reeducadas para mejorar su concentración y su nivel de atención.

“Estamos intentando despertar sus cerebros. Los niños con autismo suelen desconectarse y nosotros queremos utilizar un proceso de retroalimentación neuronal para enseñarles cómo se siente uno prestando atención y estando alerta”, explicó Guy McCormack, responsable de terapia ocupacional en el MU School of Health Professions.

Esta retroalimentación neuronal o neuroterapia funciona colocando sensores en la cabeza de los niños. La concentración es premiada con efectos visuales y auditivos representados en un monitor. Un segundo monitor muestra la actividad cerebral. La NASA ya utiliza un sistema de este tipo para sus simulaciones de vuelo.

Como resultado del entrenamiento, pueden repararse y reactivarse esas partes del cerebro que están dañadas o simplemente no han sido utilizadas.

vINQulos
Science Daily

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor