Mailbox: millonarios en 37 días con una app

Cloud

A algunos les cuesta toda una vida, otros jamás llegan a conseguirlo, pero hay algunos que logran desarrollar una idea interesante con un producto/servicio eficaz y no tarda en aparecer alguien con mucho dinero interesado en adquirir su creación. Es lo que ha sucedido con esta aplicación para gestión de correo electrónico que no ha necesitado ni 40 días para bañar en millones a sus desarrolladores.

Y además en plena crisis, el más difícil todavía, si es que no tenía ya mérito revolucionar algo con una de las herramientas digitales que más años llevamos usando, el correo electrónico, donde ya parecía difícil revolucionar algo.

El autor de la hazaña es Gentry Underwood que este pasado mes de febrero (sí, de 2013) lanzó a Internet su criatura, Mailbox, un gestor de email que facilitaba dejar la bandeja de entrada vacía con poco más que una gestión automatizada inteligente de los mensajes entrantes y unos pequeños gestos del dedo del usuario sobre la pantalla táctil del dispositivo móvil. Y el planteamiento surgía con limitaciones: sólo para iPhone (ahora también para iPad) y sólo con Gmail. Y gratis. Y sin gastar un dólar en publicidad.

Pues la eficacia en su propósito ha sido tal que poco más de una docena de amigos, que son quienes desarrollaron la app, lograron convencer a Dropbox de que merecía la pena gastar 100 millones de dólares en adquirir Mailbox, que adquiría así una herramienta de productividad sin complicaciones para los usuarios, todo con una base de lo más sencilla: no hace falta borrar los mensajes sino quitárnoslos de en medio para que no “molesten”, apartándolos en un archivo o fijando un momento en el que vuelvan a aparecer con posterioridad para poder responderlos o atender las peticiones cuando tengamos un momento adecuado para ello.

También hay que resaltar esa pequeña estrategia de marketing que supone la necesidad de una invitación para acceder a la aplicación, con el carácter de exclusividad que le confiere, algo que gradualmente se va perdiendo (también se está desarrollando ya la versión para Android) pero de lo que no cabe duda es del éxito de la solución que aporta.

vINQulo

TechCrunch

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor