El superordenador MareNostrum 4 de Barcelona se pone en marcha

CienciaCloudDatacenterInnovaciónServidores

La potencia de MareNostrum 4 es diez veces mayor que la de MareNostrum 3. Con 11,1 Petaflops, el sistema del Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputaciónse se sitúa entre los más veloces de Europa.

El Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) ha anunciado que su supercomputadora MareNostrum 4 entra en producción y comienza a ejecutar aplicaciones vinculadas a la ciencia.

Esta evolución en el superordenador propiedad del BSC-CNS supone multiplicar por diez la potencia de MareNostrum 3, llegando de momento hasta los 11,1 Petaflops a través de su clúster de propósito general. Esto significa que podrá realizar 11.100 billones de operaciones por segundo.

A día de hoy, el ranking Top500 sitúa a MareNostrum 4 y su clúster de propósito general como el tercero más rápido de Europa y el decimotercero más veloz de todo el mundo. Pero la capacidad total será ampliado mediante la instalación de otros tres clústeres más pequeños con tecnologías emergentes, algo que ocurrirá durante los próximos meses. Con la instalación completa la velocidad subirá a 13,7 Petaflops.

El bloque de propósito general está compuesto por 48 racks con 3.456 nodos. Cada uno de estos nodos tiene un par de chips Intel Xeon Platinum con 24 procesadores cada uno. Sus responsables destacan que, a pesar de incrementar la potencia diez veces, el aumento del consumo energético será sólo del 30 % hasta 1,3 MWatt/año.

En cuanto al futuro bloque de tecnologías emergentes estará compuesto por un clúster con procesadores IBM POWER9 y GPUs NVIDIA Volta, otro con procesadores Intel Knights Hill y un tercero con procesadores 64 bit ARMv8.

La adquisición de MareNostrum4 ha sido financiada por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Entre compra e instalación se han invertido 34 millones de euros.

MareNostrum 4 estará implicado en investigaciones sobre el cambio climático, enfermedades como el sida y el cáncer, las ondas gravitacionales y simulaciones para la producción de energía de fusión. Los investigadores del BSC-CNS usarán el 4 % de las horas de cálculo de la máquina, mientras que científicos de toda Europa podrán acceder al 16 % previa petición a la Red Española de Supercomputación y al otro 80 % a través de la asociación PRACE.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor