El marketing telefónico: el más odiado, el más inútil y del que más desconfían los españoles

Empresas

Los españoles han notado un incremento de la publicidad, pero al 46% no le importa.

Los españoles son los europeos que más han notado el incremento de la publicidad en los últimos tiempos. Así lo concluye el estudio Puntos de contacto de las Marcas con los Consumidores, que acaba de presentar la consultora TNS España. El corazón de los españoles está dividido ante el incremento de la emisión publicitaria: frente a un 45% que ve con malos ojos la subida de la publicidad, por considerar que está vendiendo cosas que no necesita, el 46% lo acepta con alegría porque le da más información sobre productos o servicios.
Con más o con menos publicidad y con mayor o menor disposición a recibirla, lo cierto es que los españoles no se creen todas las vías de comunicación publicitaria del mismo modo y no las perciben con los mismos ojos. Y aquí si hay acuerdo.
El más odiado método publicitario es el marketing telefónico: es el que causa más molestia para los españoles, con un 40,2% y adelantando a los tradicionalmente malditos pop-ups; es el que genera menos confianza para el 32,1% de los encuestados, adelantando al pop-up, a los sms inesperados o a los banners; y es para casi la mitad de los encuestados el más inútil.
Los españoles siguen siendo tradicionales y analógicos en materia de publicidad. La publicidad en tiendas y las muestras de producto se convierten en los dos métodos menos molestos. Las muestras son también las que producen más confianza y las más útiles.
“Cada medio cubre objetivos específicos, por lo que sigue siendo cierto que hay que combinar los medios de forma inteligente para llegar a todo nuestro target”, recuerda sin embargo Antoni López, Director del Área de Marca y Comunicación de TNS y responsable de este estudio. Por muy queridas que sean las muestras, una empresa no debe lanzarse únicamente a ellas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor