Las mayores multas de la historia de Europa

Empresas

Intel, con los 1.060 millones de euros que tuvo que pagar a Europa, encabeza el ranking de las multas más elevadas de la industria TIC en el Viejo Continente.

Google está siendo investigado por Europa, aunque no ha sido el primero ni será posiblemente el último. Si la Comisión Europea lo encuentra culpable podría enfrentarse a una dura pena económica, aunque… ¿lograría superar la histórica pena impuesta a Intel?
Silicon News repasa las mayores multas TIC de la Unión Europea.
*Intel. “Intel ha causado mal a millones de consumidores europeos buscando deliberadamente excluir a la competencia del mercado de los chips informáticos durante años”, aseguraba en mayo de 2009 la comisaria encargada de la competencia, Neelie Kroes. A Kroes, actual comisaria de Agenda Digital, no le había temblado la mano: Intel era culpable de perjudicar a sus competidoras directas obligando a vendedores y fabricantes a utilizar sólo sus chips. La pena: 1.060 millones de euros, la mayor multa jamás impuesta a una compañía TIC en Europa.
*Microsoft. La tachó de excesiva y desproporcionada, pero de nada le sirvió. Europa impuso en 2008 a Microsoft el pago de 899 millones de euros por el uso de altos precios para desanimar a la compentecia. La Comisión además acabó acusando a la propia Microsoft de ser culpable de tener que afrontar un pago tan elevado: en 2004 ya había sido condenada a pagar 497 millones de euros por no compartir información con sus competidores y por tanto no permitir la interoperabilidad. Microsoft se declaró en rebeldía y no pagó. Europa se vengó añadiendo 3 millones de euros por cada día que no pagase.
*Fabricantes de chips. En total, los fabricantes de memorias han tenido que pagar a Europa 331 millones de euros. La peor parte se la llevó Samsung, con 146 millones de euros. El resto de la multa tocó a repartir entre sus compañeros de acusación, nueve firmas del sector: Infineon, Hynix Semiconductor, Micron Technology, Elpida  NEC Electronics, Hitachi, Toshiba. Mitsubishi Electric y Nanya Technology. Entre el 1 de julio de 1998 y el 15 de junio de 2002 estas compañías compartían información privilegiada y pactaban precios.
*Nintendo. Europa multó a la compañía y a algunas de sus distribuidoras con 167,8 millones de euros por “haberse puesto de acuerdo con el fin de impedir las exportaciones desde países de bajo precio a países con precios elevados” de los productos de Nintendo. Para la compañía eran
149,128 millones, que en abril de 2009 rebajó hasta los 119,24 millones de euros.
*Telefónica. La operadora de telecomunicaciones tuvo que afrontar una multa que no era calderilla: 151,875 millones de euros por lo que la Comisión Europea consideró un abuso “muy grave” de posición dominante en el mercado de la banda ancha. Telefónica imponía precios demasiado elevados y no daba margen a las otras firmas del sector. “Los competidores se veían obligados a incurrir en pérdidas si querían igualar los precios minoristas de Telefónica”, concluyó Europa. La medida fue ejemplarizante. Si Telefónica se hubiese portado bien, habría perdido 500 millones de euros. Menos que la multa.
*Sony, Maxell y Fuji. Las tres firmas tuvieron que afrontar una multa de 75 millones de euros por pactar precios de las cintas de vídeo. Era 2007… cuando las cintas de vídeo estaban a punto de pasar a mejor vida, si no lo habían hecho ya.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor