Microordenadores: Más allá de Raspberry Pi

PCProveedor de ServiciosProyectosSistemas OperativosWorkspace
0 0 No hay comentarios

Pesan muy pocos gramos y miden escasos centímetros, pero los ordenadores “low-cost” han conseguido ganarse el respeto de la industria garantizando tareas de computación básicas, facilitando el acceso a Internet y acercando la informática a todo tipo de usuarios.

A pesar de sus ligeros 45 gramos de peso y sus exiguas dimensiones de 9 por 6 por 2 centímetros, o precisamente gracias a eso, Raspberry Pi ha conseguido armar un gran barullo entre los amantes de la tecnología. Fue presentado al público recién comenzado el año. Empezó a admitir pedidos a punto de finalizar febrero. Los primeros envíos se realizaron en primavera, a mediados de abril. Y, a pesar de costar tan sólo 19 euros en su versión más básica, los diez primeros modelos se vendieron en eBay por precios de vértigo (algunos usuarios llegaron a pagar casi 4.000 euros por placa). Tanto es así que esta maniobra comercial ha permitido a sus responsables sacar adelante un sueño, y seguir fabricando unidades de forma masiva para su adopción en entidades educativas.

¿Sus características principales? El mini-PC de la Fundación Raspberry Pi, capaz de manejar gráficos 3D y reproducir vídeo FullHD a 1080p, no incluye ni disco duro ni unidad de estado sólido. Cuenta con un procesador ARM1176JZF-S a 700 MHz y GPU VideoCore IV en su interior. Tiene 256 MB de memoria RAM, que son 256 MB en su versión más compleja, una ranura para tarjetas SD, puerto USB 2.0, microUSB de 5 V que le suministra energía y salidas de audio y vídeo vía conectores HDMI y RCA. Está preparado para ejecutar diversas distribuciones basadas en Linux, como Debian, Fedora y Arch Linux, y en el modelo mejorado se incluye un conector Ethernet para navegar por Internet.

VIA APC

Aunque si hay un ordenador de escritorio de bajo coste, poco consumo y reducido tamaño que ha sido fabricado para facilitar el acceso a la Red de redes, ése es el nuevo APC. Diseñado por la compañía taiwanesa VIA, está previsto que salga a la venta en julio por poco más de 38 euros. Conjuga un procesador WonderMedia WM8750 a 800 MHz basado en arquitectura de ARM Holdings (como la mayoría), memoria DDR3 de 512 MB, almacenamiento Flash de 2 GB, diversos puertos de entrada y salida, cuatro USBs 2.0, HDMI, VGA y, por supuesto, su propio conector Ethernet. Además, puede enchufarse a un monitor para emitir imágenes con resolución de hasta 720p y tan sólo necesita de 13,5 V para funcionar a pleno rendimiento. O 4 V si está en en modo reposo.

Dos de las diferencias principales con Raspberry Pi es que pasa de medir lo mismo que una tarjeta que crédito a poco más que una banana (17 por 8,5 centímetros) y que cambia la colección de distros Linux por una versión modificada del sistema operativo Android 2.3 “Gingerbread”. Eso sí, en ambos casos la versatilidad del código abierto ha permitido romper barreras y sacar adelante un proyecto de costes mínimos y posibilidades infinitas al alcance de cualquier usuario. APC carece de su propio chasis apoyándose en un novedoso formato denominado Neo-ITX que después se puede compatibilizar con las cajas Mini-ITX o incluso con las tradicionales máquinas microATX.

CNX MK802

Del sistema del androide verde también parte la última creación de la empresa china CNX: MK802. Con la peculiaridad de que este ordenador en miniatura viene empaquetado en el mismo envoltorio que un pendrive y ofrece a sus dueños nada menos que el avanzado sabor de“Ice Cream Sandwich”. A estas características suma un SoC AllWinner A10 con chip ARM Cortex A8 de un sólo núcleo y 1,5 GHz, memoria RAM de 512 MB y almacenamiento Flash de 4 GB, ranura para tarjeta microSD, compatibilidad con redes Wi-Fi y un puerto USB 2.0. A mayores presenta gráficos Mali 400 integrados, muy similares a la GPU del smartphone Samsung Galaxy S II, y soporta tecnología HDMI, de forma que al conectarse a una pantalla externa reproduce vídeos de 1080p en los principales formatos como si de una pequeña smart-TV se tratase.

Si bien MK802 no es el primer USB-ordenador en llegar al mercado, donde pululan desde hace algún tiempo otros modelos como el CottonCandy de FXI, éste destaca por su facilidad de compra. En algunas web se puede encontrar por 74 dólares contando los gastos de envío (prácticamente 59 euros al cambio) y para los residentes de algunos países como el Emirato de Dubái es todavía más asequible, 52 euros.

Gumstix Overo y Verdex Pro

Entre los equipos despojados de todo tipo de elementos superfluos para abaratar costes se encuentran clásicos como Gumstix Verdex, Connex y Basix, a los que han sucedido los actuales Overo y Verdex Pro. El propio nombre de esta compañía de menos de 25 empleados hace referencia al diseño de sus placas, muy similares a una barra de chicle: 1,7 por 5,8 por 0,42 centímetros la primera serie basada en Texas Instruments OMAP de hasta 750 MHz y 8 por 2 por 0,53 centímetros la segunda, respaldada por chip Marvell XScale PXA270 de entre 300 y 600 MHz. Estos equipos engloban una amplia gama de funciones como microSD, interfaces inalámbricas para Bluetooth y Wi-Fi 802.11g, conectores RS-232 y USB, comunicación por puerto serial y framework OpenEmbedded.

[Página 2]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor