Microproyectores, un invento genial

Empresas

En The New York Times el conocido David Pogue ha tenido la oportunidad de tener en sus manos el Optima Pico Pocket Projector, un proyector de dimensiones ridículas similares a las de una cajetilla de tabaco y que expande la imagen de dispositivos como iPods.

El invento es una verdadera maravilla, y en lugar de tener que acudir a grandes y pesados dispositivos para solucionar este apartado Optima ha lanzado su Pico Projector, que cuesta 430 dólares (no es barato, desde luego) y que ofrece la posibilidad de obtener una imagen muy decente en una pantalla de 65 pulgadas de diagonal como máximo.

El proyector tiene sus inconvenientes, claro: la resolución de la imagen es de 480×320, y la diminuta lámpara, que tiene una duración estimada de 20.000 horas, no es reemplazable. Pero 20.000 horas son muchas horas, y la posibilidad de conectar ese miniproyector a tu iPod o cualquier otro dispositivo (portátiles, reproductores portátiles de DVD, etc) y tener una imagen a lo grande (aunque sea de calidad algo escasa) es realmente interesante.

vINQulos

NYT

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor