Microsoft celebrará un día antipiratería

Software
0 0 21 comentarios

El gigante del software anunció ayer la celebración del “día mundial contra la piratería”, un esfuerzo coordinado contra la piratería del software en 49 países en seis continentes, que van desde la presentación de demandas, campañas de concienciación hasta seminarios con periodistas.

“Microsoft está dando pasos contra la piratería como parte de su compromiso para proteger a sus clientes y ayudar a las administraciones para promover el valor de propiedad intelectual como fuente de innovación”, dicen desde Redmond en conferencia de prensa.

“La piratería de software y la falsificación tiene un gran impacto perjudicial para los consumidores, las empresas y la economías, y Microsoft se compromete a trabajar con otros en todo el mundo para permanecer un paso por delante de esta industria ilegal”, dijo David Finn, responsable jurídico de Microsoft contra la piratería, que resalta “la colaboración entre los gobiernos y el sector privado para educar a la población sobre el valor de la propiedad intelectual y tomar medidas contra el comercio de productos ilícitos”.

Además del “palo” y la “concienciación” un tercer pilar será la herramienta antipiratería Windows Genuine Advantage, según anuncian.

No sabemos si las cuentas financieras de Microsoft podrán soportar esta avalancha antipiratería. Seamos claros; gracias a la piratería, consentida o perseguida, algunas compañías han convertido sus productos software en verdaderos estándar en la industria. El pirateo casero ha acostumbrado al usuario a un determinado software propietario, que se traduce en la implantación masiva por fabricantes de equipos, empresas y administraciones que son los que pagan religiosamente las licencias de los mismos.

La piratería del software beneficia a las compañías de software cerrado frente al software libre y de uso gratuito. Y quien piense lo contrario que se pregunte si a nivel de cliente doméstico típico estaría dispuesto a pagar las licencias de Windows Vista, Microsoft Office o Adobe Photoshop, frente a la gratuidad de uso de una distribución GNU/Linux, OpenOffice o Gimp.

Esto mismo se puede trasladar a software de grabación, antivirus, edición de video o fotografía, gestores de archivos y una larga lista de herramientas software que usamos habitualmente. Que alguien haga una lista y ponga precio al coste de las licencias correspondientes y verá que el precio final de un equipo típico para usuario sería disparatado frente a la gratuidad de uso de las alternativas libres.

vINQulos
Microsoft

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor