Microsoft espera que Windows 7 mejore los malos resultados de este cuarto de año

CloudEmpresasMercados FinancierosProveedor de ServiciosProyectosServidoresSistemas OperativosSoftwareStart-UpWorkspace

Los de Redmond ha registrado una caída del 29% de sus ganancias. La compañía ha presentado unos resultados por debajo de las expectativas de los analistas, con un beneficio neto de 3.050 millones de dólares.

Microsoft ha sentido los efectos de la crisis económica y la caída en la demanda mundial de PC. Los de Redmond ha registrado unos ingresos de 13.100 millones de dólares, lo que supone una caída del 17% en relación con el mismo periodo del año pasado.

Sin embargo, los directivos de la compañía esperan un repunte de las ganancias a partir del lanzamiento deWindows 7 y Windows Server 2008 R2.

Los recortes fueron la nota común de los resultados financieros de la compañía correspondientes al segundo trimestre del año, que presentan un ingreso operativo de 3.990 millones de dólares, un 30% menos, y un beneficio neto de 3.050 millones, un 29% menos.

La ganancia por acción ha caído un 26%, hasta situarse en 0,34 centavos, cuando las previsiones de los analistas anticipaban un beneficio por título de 0,36 centavos.

“Nuestro negocio ha sufrido las consecuencias negativas de la debilidad de la demanda en las ventas mundiales de ordenadores”, explica Chris Lidell jefe de finanzas de Microsoft.

Por su parte, la empresa ha finalizado el año fiscal con ingresos de 58.440 millones de dólares, un 3% menos, y un beneficio neto de 14.570 millones, un 18% menos. Las ganancias por acción ha caído un 13%, hasta 1,62 dólares por título.

Redmond pretende combatir esta tendencia a la baja con el lanzamiento de su nueva batería de productos, entre los que se encuentra la versión gratuita y online de Office 2010.

windows7logo0.jpg

Sin embargo, donde más esperanzas tienen puestas los directivos de Redmond es en la salida al mercado de su nuevo sistema operativo, Windows 7. La compañía espera que con él, retornen las ganancias.

Para que esto sea posible, las pymes y las grandes corporaciones deben estar dispuestas a salir del búnker en el que se encuentran refugiadas de la crisis y comenzar los gastos para mejorar sus sistemas.

Una encuesta realizada a 1.000 empresas por ScriptLogic muestra que seis de cada diez empresas evitarán instalar Windows 7 en el momento de su debut, aunque el 34% aseguró que dispondría del sistema operativo en línea en diciembre de 2010.

No obstante, el CEO de Redmond, Steve Ballmer, ha asegurado en alguna ocasión que confía en la necesidad tecnológica de las pequeñas y medianas empresas para revertir la actual situación.

“A pesar de que la situación económica no mejore en corto tiempo, cada minuto del día estamos generando una demanda TI”, afirmó Ballmer en la reciente conferencia mundial de partners de Microsoft.

Autor: DRosolen
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor