Microsoft gastará mil millones de dólares en reparaciones de la Xbox

Empresas

Además de admitir este coste, la compañía reconoce que no ha logrado alcanzar
los objetivos de ventas establecidos para su consola de juegos para el cierre de
junio.

Microsoft ha
afirmado que tendrá que incurrir en un gasto de más de mil millones de dólares
(unos 736 millones de euros) para realizar un “inaceptable número de
reparaciones” en su consola de juegos Xbox 360, y ha reconocido que no ha
alcanzado las previsiones de ventas estimadas para este dispositivo al cierre de
junio.

De esta forma, la compañía afronta una época de presiones que se concretan en
crecientes quejas sobre los fallos de su consola en Internet, así como en la
posibilidad de que su archi-rival Sony pueda
reducir drásticamente el precio de la PlayStation 3 en el transcurso de una
feria de vídeo juegos que tendrá lugar la próxima semana.

Hasta la fecha, Microsoft mantiene el liderazgo frente a Sony en la batalla
de consolas de juego de gama alta, pero a finales de junio había comercializado
sólo 11,6 millones de su consola 360, una cifra inferior al objetivo fijado, que
pasaba por vender unos 12 millones, según las declaraciones del director
financiero de la compañía, Chris Liddell, recogidas por
Reuters.

Por su parte, Robbie Bach, presidente de la división de entretenimiento y
dispositivos del grupo, ha señalado el anuncio de este coste para el trimestre
que finalizó en junio y ha dado a conocer una nueva y ampliada garantía para la
consola no relacionada con ningún movimiento potencial por parte de Sony.

“Es sólo una de esas cosas que pasa cuando pasa”, afirmó Bach. “Hemos llegado
a una conclusión a principios de esta semana porque es un asunto significativo
desde un punto de vista financiero, así que teníamos que anunciarlo
inmediatamente”.

El problema que ha presentado el hardware de la Xbox ha estropeado la línea
de éxitos logrados hasta la fecha por la consola, que había conseguido un
liderazgo temprano frente a la PlayStation 3 gracias al fuerte catálogo de
juegos y al popular servicio online de Microsoft.

Sin embargo, también hace frente a una competencia cada vez mayor en algunas
partes de su negocio, como es el caso de la incursión de
Apple en la difusión de series de televisión
mediante Web, que también es una de las posibilidades que permite el servicio
online de la Xbox.

Luces rojas parpadeantes

Por lo que respecta a los fallos registrados en la consola, Microsoft ha
afirmado estar investigando las fuentes de los mismos, señaladas por tres luces
rojas destelleantes, y ha identificado un “número de factores” que podrían ser
sus causantes.

A este respecto, Bach ha señalado que muchos de estos factores tardan un
tiempo en salir a la luz en las consolas, explicando así por qué el número de
reparaciones ha aumentado en el segundo año tras el lanzamiento de la Xbox 360.
Sin embargo, el directivo no ha aclarado exactamente cuántas consolas habían
sido devueltas por estos problemas, admitiendo únicamente que el número había
sido “demasiado elevado”.

Debido a estos fallos, Microsoft ha anunciado que ampliará la cobertura de la
garantía de la consola a tres años, así como que devolverá el dinero a los
clientes que han pagado anteriormente por reparaciones relacionadas con el
mensaje de error de las tres luces rojas. Además, la compañía sostiene que ya ha
realizado mejoras en su dispositivo.

Para solucionar esta situación, los gastos incurridos por la compañía estarán
en una horquilla comprendida entre los 1.050 y los 1.150 millones de dólares
antes de impuestos (entre 772 y 845 millones de euros) que serán reflejados en
el trimestre que concluyó el pasado 30 de junio.

Además, el grupo ya había reducido sus previsiones de ventas el pasado mes de
enero, cuando anunció una estimación de entre 13 y 15 millones de ventas de
consolas para el final de junio.

“Lo que hay que preguntarse como inversor es si Microsoft debería estar en el
negocio del hardware”, apunta Kim Caughey, analista senior de
Fort Pitt Capital Group. En
cualquier caso, Caughey reconoce que el gasto no debería ser una preocupación
para los inversores a largo plazo. “Es un montón de dinero, no se puede decir
que no lo sea. Pero para los inversores a largo plazo no creo que vaya a tener
un impacto tan grande”, concluye la experta.

Por su parte, Bach ha afirmado que la nueva garantía no tendrá consecuencias
negativas en el plan de la división de juegos de obtener beneficios en el año
fiscal 2008, que ha comenzado este mismo mes.

Sin embargo, no ha concretado nada respecto a si Microsoft anunciará un
recorte del precio de su consola si Sony hace lo propio con la suya. ”
Calcularemos lo que hacemos con el precio y otros aspectos del negocio en
función de nuestro propio negocio”, concluyó.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor