Microsoft retrasa 19 extras para Windows Vista

Cloud

Los usuarios del sistema operativo sufren “un número inaceptable de problemas
” en una coyuntura en la que muchas empresas vuelven al XP.

Las precauciones tomadas por
Microsoft se han
multiplicado estos días y ahora parece que el editor prefiere retrasar
nuevamente el lanzamiento de módulos adicionales o ?extras? destinados a la
versión Ultimate de
Windows
Vista
antes que arriesgarse a nuevos fallos o errores. Y todo esto en una
coyuntura en la que los fabricantes de ordenadores están volviendo a ofertar sus
productos con el anterior sistema operativo de la empresa de Redmond, el
XP.

Barry Goffe, director de Vista Ultimate, anunció ayer que ya ha comenzado la
entrega de DreamScene, un módulo ‘screensaver’ de vídeo presentado el pasado
febrero, y confirmó que la disponibilidad de los otros 19 módulos se tendrá que
retrasar hasta el fin del mes que viene. “Recientemente hemos notado que lo
usuarios de Vista Ultimate que han intentado instalar los ?language packs? han
sufrido un número inaceptable de problemas en el momento de la instalación.
Nosotros pedimos la más alta calidad y seguridad para nuestros extras, por lo
que no lanzaremos ninguno nuevo hasta que no esté totalmente listo?, aseguró.

Así, una vez comprobados todos los problemas que está dando Windows Vista, no
es de extrañar que el fabricante de Redmond autorizase extraoficialmente a los
fabricantes de PC para que propusieran la degradación de éste a favor de
Windows XP.

De momento, este discreto retorno sólo se ha ofertado a los usuarios de Vista
Business y Vista Ultimate; por el contrario, la opción de instalación de XP es
una elección de los fabricantes.
Fujitsu da la opción de entregar el CD
de XP Pro a aquellos que compren ordenadores de su firma, estrategia que
responde a la fuerte demanda de las PYMES.

HP inició en agosto un programa similar y ahora sus clientes pueden pedir en
sus ordenadores una versión de Windows XP Pro.
Lenovo,
Dell
y Gateway también han propuesto volver a
XP, y los clientes y empresas que trabajan con él se resisten a cambiar a
Vista. Está claro que el futuro de este sistema operativo es demasiado confuso.

Fuente
original

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor