Microsoft: ¿Veinte años no son nada?

Empresas

Tras la publicación, llega la resaca de los resultados de Redmond: pierden por primera vez en 23 años, pero las cifras no son tan malas.

Veintitrés años de números verdes son muchos años de ganancias. Un trimestre en retroceso, aunque sea en tiempo de crisis, es un duro golpe para una firma que lleva casi un cuarto de siglo en la bonanza económica.
A pesar de que los ingresos de la firma han sumado un 3%, su beneficio neto ha caído un 32% intertrimestral y un 30 si se tiene en cuenta el mismo período del año anterior, como reconocía la compañía tras el cierre de mercados ayer noche en España y tarde en Estados Unidos.
La compañía caía por encima de los 5 puntos porcentuales en el mercado bursátil electrónico tras anunciar resultados, como recoge Bloomberg. “Aunque no puedo decir que estoy feliz con cualquier trimestre en el que nuestros ingresos y ganancias por acción disminuyen, estoy realmente contento con nuestro rendimiento relativo”, reconocía aún así el CFO de la casa, Chris Liddell, en una conferencia de prensa posterior al anuncio de resultados.
Y si en la nota de prensa Liddell reconocía que no veía posibilidades inmediatas de cambio, durante la conferencia ahondaba: “no vi ninguna mejoría al final del trimestre que me diga que estamos en el suelo (de la crisis)”.
Poco optimismo por tanto por parte del director financiero. La compañía tendrá que confiar en el éxito de sus nuevos productos y apuestas de mercado para conseguir remontar estos malos resultados. A finales de este año, Microsoft lanzará Windows 7, según todas las previsiones, lo que podría ayudar a recuperarse sus cifras.
Mientras, la firma tiene que hacer frente a un mercado cada vez más complicado en el que las ventas descienden y las medidas drásticas se imponen. La compañía había anunciado que reduciría personal, una medida en la que ahora se reafirma con un buen camino para la eficiencia empresarial.
Por el momento, Redmond ya entra dentro de la lista de empresas aplaudidas por los analistas. Los recortes de costes antes de llegar al momento en el que las circunstancias conviertan el ahorro en obligatorio han llevado a los analistas encuestados por Reuters a situar al sector tech como ejemplo. “Parece que la tecnología puede liderar muy bien la salida del mercado recesionario; ellos están estructurados para responder más rápidamente y han demostrado que pueden hacerlo”, destacaba un analista.
Las cosas no estarían, por tanto, tan mal para el gigante de Redmond. Veinte años, no son nada…

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor