Microsoft, problemas en Europa

Empresas

La compañía de Redmond recuerda que una declaración de objeciones es el primer paso de un proceso legal y no ya una demanda.

Microsoft está, una vez más, bajo las cuerdas antimonopolio de la Unión Europea. La Comisión investiga si la inclusión de serie del navegador Internet Explorer junto con el sistema operativo Windows supone un agravio comparativo para otros productos concurrentes en el mismo mercado, como Mozilla Firefox o Chrome.
“La Comisión considera que la venta ligada de Internet Explorer con Windows, que tiene como consecuencia el equipar con Explorer al 90% de los PC del mundo, supone un perjuicio a la concurrencia por mérito entre navagadores web”, acusa la institución europea en un comunicado.
Europa ha dado ocho semanas a la compañía para responder antes las acusaciones antes de que se podría enfrentar a una multa si finalmente se confirman los cargos.
Desde Microsoft puntualizan que, por el momento, sólo han recibido una declaración de objecciones desde Europa, que supone una opinión preliminar, como recuerdan fuentes de la compañía. Por ello, no se enfrentan aún a una demanda, sino al inicio de un proceso. “Desde Microsoft mantenemos el compromiso y la voluntad de mantener nuestro negocio bajo la conformidad de la ley europea”, recuerdan.
La firma de Redmond asegura que se encuentran en período de estudio del la situación, que por el momento no es firme. “Según el procedimiento de la Unión Europea, la Comisión Europa no emitiría una determinación final hasta que haya recibido y evaluado la respuesta de Microsoft y se haya llevado a cabo la audiencia en caso de que la compañía solicite una”, puntualizan.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor