Microsoft acusado de ‘hacker’ al combatir la piratería en China

EmpresasSeguridadSoftware

Un 90% de los 200 millones de ordenadores chinos utilizan una versión pirateada del software de la compañía.

Microsoft acaba ser acusado de ser ‘el mayor hacker del país’ por millones de internautas chinos, tras la última campaña que ha llevado a cabo el gigante informático para combatir la piratería.
Un 90 por ciento de los 200 millones de ordenadores existentes en China utilizan un software pirata. Así pues, con el objetivo de “ayudar a los clientes” y advertirles de que el programa que usan no es original, el gigante de Redmond ha procedido a instalar el programa Windows Genuine Advantage, en todos los ordenadores hackeados.
La herramienta funde a negro la pantalla periódicamente y muestra mensajes al usuario de que debe seguir operando con una versión autorizada de Windows.
Esta medida ha provocado gran rechazo entre los usuarios chinos que culpan a la multinacional de invadir ilegamente sus PCs.
En palabras del abogado chino Dong Zhengwei, “Microsoft es el mayor hacker de China con sus intrusiones en los ordenadores de los usuarios sin el consentimiento de éstos ni una orden judicial”, según recoge Europa Press. Asimismo, señala que la estrategia está tomado medidas equivocadas, ya que debería orientar sus acciones a productores y vendedores de ‘software’ pirata, no a los usuarios.
Microsoft se enfrenta a una posible acusación de delito de ‘hackeo’, ya que los usuarios asiáticos aducen que este programa provoca serios daños en los equipos.
Microsoft se defiende
A pesar de las críticas de escala nacional, la compañía de software más poderosa del mundo ha afirmado que su propósito ha sido “ayudar a nuestros clientes a averiguar si el ‘software’ instalado en sus ordenadores es genuino”.
Desde que Microsoft accedió al mercado chino en 1992, la firma ha sido víctima, junto con otras empresas de otros ámbitos (como cine, la música, el software o los libros) de la violación de los derechos de propiedad intelectual.
De hecho, las estimaciones de las compañías estadounidenses calculan que el año pasado sufrieron aproximadamente unas pérdidas de 3.500 millones de dólares (unos 2.600 millones de euros) en China.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor