Microsoft-Yahoo (y Google): un caso que va para largo

Empresas

La prensa estadounidense informa de que la firma de Mountain View ha contactado con Jerry Yang para torpedear las negociaciones con Redmond.

Microsoft, Google y Yahoo forman la tríada del sector tecnológico a nivel global. Tres actores que se han ido intercambiando sus posiciones conforme pasaban los años hasta llegar un momento en el que, a medida que Google se distanciaba peligrosamente, se han visto obligados a mover ficha. Renovarse o morir. Y Microsoft se ha lanzado a por el rival más débil en estos momentos.
No obstante, parece ser que nos encontramos ante un auténtico culebrón. Tras la sonada noticia de que Microsoft lanzaba una OPA hostil contra Yahoo por un valor de 30.000 millones de euros, faltaba por ver la reacción de Google. Y, según narran los principales medios de comunicación del mundo, la firma de Mountain View va a jugar todas sus bazas para imposibilitar o, al menos, dificultar el posible acuerdo.
Google aparece en escena
Así, según recoge hoy Reuters, el mismo viernes el CEO de Google, Eric Schmidt, llamó personalmente a Jerry Yang para ofrecer la colaboración de su compañía a Yahoo para frenar la OPA de Microsoft.
Las intenciones de Google pasan por, desde potenciar la aparición de otro frente de agentes interesados en la compra de Yahoo hasta establecer acuerdos de colaboración con la empresa y favorecer su independencia. Unos acuerdos que incluirían un pacto de ‘outsourcing’ en materia publicitaria.
Estas especulaciones no están desencaminadas ya que fuentes cercanas a la negociación han señalado a The Wall Street Journal que recientemente Yahoo había estado negociando con Google la posibilidad de utilizar sus servicios publicitarios en Europa.

Lo que parece claro es que la junta directiva de Yahoo no ha tomado ninguna decisión respecto a la oferta de Redmond. Según informa la agencia británica, la empresa ha emitido un comunicado a sus empleados negando las informaciones que indicaban que las negociaciones con Microsoft para su fusión se encontraban avanzadas. “Queremos remarcar que no se ha tomado ninguna decisión al respecto, y a pesar de lo que algunos han sugerido, no existe ningún proceso avanzado de integración”, apuntaba el comunicado interno de la empresa.
 
 
Los inversores, del lado de Microsoft

Pero todo apunta a una disyuntiva en el seno de Yahoo: o bien optar por hacer caso a la mayoría de sus inversores, que apuestan por aceptar la cuantiosa propuesta de Microsoft, o por aquellos que se niegan a ser engullidos por una forma de hacer negocios totalmente diferente a su política de empresa.
“Es duro mirar a los ojos a los accionistas y decirles que [la oferta de Microsoft] no tiene sentido”, ha señalado el analista de BlackRock, Robert Doll, a Bloomberg. “Yahoo no va a tener muchas más opciones”, ha remarcado.
Incluso se ha nombrado la posibilidad de desmembrar la compañía en varios negocios. “Todos están considerando todo tipo de opciones, y un acuerdo sobre las búsquedas es una de ellas”, afirman a The New York Times fuentes de Yahoo.

“Creemos que Yahoo hará todo lo posible para evitar ser adquirida”, ha apuntado la analista de Forrester Research, Charlene Li, en unas declaraciones recogidas en Vnunet.com. Del mismo modo, Li sugiere que la compra de Yahoo podría ser el principio de una operación a gran escala de Redmond que incluiría a la red social del momento, Facebook.
 
 
Plan ‘b’ de Google, los tribunales
En caso de que Google no logre frenar la OPA lanzada desde Redmond por hacerse con los servicios de Yahoo, la empresa pasaría al plano legal, ése que está frenando la compra de Double Click. La presión por parte de los ‘lobbies’ ya ha comenzado.
Las autoridades regulatorias de Estados Unidos ya han avisado de que van a poner todos sus ojos en las negociaciones en caso de que Yahoo diga el sí quiero. Las instituciones europeas se mantienen cautas al respecto, conscientes de que las leyes antimonopolio son más severas en Europa
La defensa de Google se basaría en que Windows pretende traspasar el dominio que ejerce sobre los ordenadores a Internet, con una práctica parecida a la que llevó a cabo con la compra de Netscape en los años 90. “Es la misma vieja historia”, han comentado fuentes de Google a Reuters.
Microsoft, por su parte, arguye que la compra de Yahoo es la única manera de hacer frente a Google en el terreno de los motores de búsquedas y de los ingresos publicitarios de Internet.
Un proceso judicial que alargaría los seis meses iniciales que marcó Microsoft el pasado viernes como fecha para coronar una de las grandes operaciones de los últimos años.
-Caso Microsoft-Yahoo:

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor