Militares norteamericanos listos para utilizar OVNIs, los cilones vendrán después

ComponentesWorkspace

No, no viene ni con hombrecillos verdes dentro ni toca música de sintetizador para que lo flipen Richard Dreyfuss y François Truffaut (No-Premio al que lo pille). Esto es el GFS, las siglas de un platillo de volante que vuela utilizando el llamado efecto Coanda y se llama Geoff’s Flying Saucer. Como ya supondréis, con


No, no viene ni con hombrecillos verdes dentro ni toca música de sintetizador para que lo flipen Richard Dreyfuss y François Truffaut (No-Premio al que lo pille). Esto es el GFS, las siglas de un platillo de volante que vuela utilizando el llamado efecto Coanda y se llama Geoff’s Flying Saucer.

Como ya supondréis, con ese nombre no lo hace ni Lockheed-Martin ni Boeing Aerospace, sino Geoff, un tío medio jubilado que vive en la ciudad de Peterborough, en el Reino Unido. Sin embargo, el Pentágono ya le ha echado el ojo a este OVNI de garrafón. Y no para enterrarlo otra vez en el desierto de Nevada, sino para usarlo en operaciones militares. Todos los detalles, las fotografías obligatoriamente borrosas y un vídeo terrorífico de propina, después del «Continued…»

Geoff Hatton es el señor de 67 años que ha estado desarrollando esta aeronave a pilas que puede despegar y aterrizar verticalmente, volar y flotar sobre el suelo, desde que se le ocurrió mientras cenaba un día. La tecnología está basada en el efecto Coanda, la idea de que el aire seguirá una superficie con forma curva en vez de seguir en línea recta. La idea y el modelo es tan bueno que le ha permitido obtener capital públic y privado para su desarrollo, y ahora los militares están detrás de ello.

«Como no tiene palas rotatorias expuestas, puede volar por puertas y ventanas», dice Geoff de sus platillos que pueden tener diámetros de hasta 91 centímetros. «Hemos convertido la ciencia ficción en realidad».

Aunque Geoff dice que él imagina su máquina como una ayuda para el rescate de montaña, la detección de minas o incluso un juguete supersofisticado, según la Defence News el Pentágono tiene otras ideas como la creación de perímetros de vigilancia en torno a convoys, drones de exploración y, digo yo, irritar al enemigo con el ruido infernal que hace.

Otro platillo que sigue el mismo modelo, realizado por Jean-Louis Naudin.

La base secreta submarina de Geoff. O quizás sólo una nave industrial en algún sitio de Gran Bretaña.

— Ad Dugdale/Jesús Díaz

Flying Saucer Is Out Of This World [Peterborough News via Wired]

Lots of pics and videos at Naudin’s project page [The GFS-UAV project]



Estos son los platillos que podrían ser usados por el ejército español, bastante más terroríficos y mortales que los de Geoff.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor