Monjes budistas para parar la oleada de suicidios en la subcontrata china de Apple

Empresas

Ocho empleados de un fabricante chino del iPhone, se han quitado la vida en lo que va de año, todos ellos jóvenes de entre 18 y 23 años.

Una de las fábricas chinas que produce el iPhone para Apple está viviendo su propia oleada de suicidios al estilo France Telecom. En lo que va de año ya son ocho empleados los que se han quitado la vida, él último de ellos un joven de 21 años que se arrojó por la ventana de uno de los edificios de la compañía.

En total son diez los intentos de suicidio que ha habido este año, aunque dos de ellos resultaron fallidos. Todos eran jóvenes de entre 18 y 23 años que se habían incorporado recientemente a la compañía.
En 2009 un trabajador de la planta se suicidó tras haber extraviado un modelo de iPhone.
La solución: monjes budistas
Foxconn ha decidido tomar cartas en el asunto para atajar el problema y para ello han contratado un equipo de psicólogos y han puesto en marcha un teléfono de atención a los empleados, que según los responsables ya ha recibido bastantes llamadas.

Pero por si esto no funciona también han decidido contar con la ayuda de monjes budistas que ahuyenten los “malos espíritus” que están causando estragos en la empresa. 
Foxconn es una empresa con prestigio pero con unas condiciones laborales muy exigentes, que fabrica el iPhone de Apple y el iPod, así como productos para Sony, Nintendo o HP, según informa el británico Daily Telegraph.
Según la compañía esta ola de suicidios no sería tan preocupante sino que más bien estaría en consonancia con el tamaño de la empresa. Otros piensan que la actual generación de trabajadores chinos no es “tan dura” como sus antepasados y que no aguantan con tanta facilidad jornadas de 15 horas y semanas de 7 días laborales. 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor