El streaming musical se agita

CiberpoderEmpresasRegulación

El relanzamiento de Beats, la inclusión de vídeo en Spotify, el nacimiento de Tidal, el cierre de Grooveshark… El streaming musical empieza a hacer ruido.

El negocio del streaming musical no pasa desapercibido para nadie. No en vano, hace apenas unos meses informábamos de que la industria de la música estadounidense ya ingresaba más por la música online que por la venta de CD.

Por eso, no es de extrañar que todos los ‘players’ del sector se estén colocando en los tacos de salida para esta carrera. Hace unos días conocimos que Spotify podría estrenar este mes su propia plataforma de vídeo online. Siguiendo con su filosofía, es probable que la compañía dé este servicio sin necesidad de pagar una suscripción. Además, podría ofrecer recomendaciones en función de los gustos del usuario, como ya hace con la música. Incluso está estudiando la posibilidad de producir vídeos originales y exclusivos para la plataforma.

Con este movimiento trata de adelantarse al inminente relanzamiento de Beats, el servicio de streaming de Apple. Como suele suceder con cada paso que da la compañía de la manzana mordida, éste podría ser uno de los acontecimientos de la temporada. Sin embargo, parece que está teniendo más problemas de los previstos.

Aunque la empresa de Cupertino planea lanzar el servicio en la Worldwide Developers Conference (WWDC) de este año, que se celebra del 8 al 12 de junio en San Francisco, quizá no llegue a tiempo. Según informa Billboard, aún no ha logrado firmar los acuerdos necesarios con las grandes discográficas. Y el tiempo se agota.

La entrada de Spotify en el vídeo en streaming le permitiría diferenciarse de Apple, con una oferta de valor añadido. Además, la compañía sueca podría hacer frente a competidores como Tidal, que también ofrece a sus usuarios vídeos musicales en alta definición, así como audio sin pérdida (lossless). Incluso está estudiando la posibilidad de ofrecer conciertos en directo. Esta plataforma ha sido impulsada por el rapero Jay-Z y cuenta entre sus copropietarios con grandes figuras del panorama musical como Rihanna, Beyoncé, Coldplay o Madonna.

En el ámbito del vídeo musical online, no hay que olvidar el papel de Vimeo, Vevo y, sobre todo, de Youtube. Cabe recordar que ésta última ya ofrece un servicio premium, que da acceso a los vídeos sin publicidad ni cortes.

Como no podía ser menos, un negocio en el que se depositan tantas expectativas tiene su capítulo en los tribunales. Esta semana hemos sabido que el Departamento de Justicia y la Comisión Federal del Comercial de los Estados Unidos está investigando si Apple está presionando a las casas de discos para acabar con los servicios de streaming musical gratuitos, como la versión ‘free’ de Spotify o Pandora.

Por otro lado, no hay que olvidar que  incapaz de superar los reveses judiciales por violación de copyright. Pese a ello, la plataforma ha ‘resucitado’ apenas unos días después, aunque se trata de un ‘clon’ en un dominio distinto del original y al margen de los fundadores, según recoge The Verge.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor