¿MP3 e iPods acabarán con la música?

Software

Productores, ingenieros o mezcladores están dando la voz de alarma ante la pérdida de calidad sonora por el auge de la música comprimida en aparatos portátiles como el iPod, conviertiéndose en la plataforma de referencia de “cómo debe sonar una canción”.

Ya sucedió con la implantación del CD y está volviendo a suceder con el popular MP3 o con otros formatos de audio digital comprimidos (con pérdida de calidad), convertidos en un verdadero estándar sobre todo por su popularidad en Internet y por su implantación en la inmensa gama de reproductores portátiles.

Según el técnico Alan Douches “hace años cuando utilizábamos un walkman sabíamos que no era la mejor música que podíamos escuchar; hoy en día se piensa que los MP3s son un medio de alta calidad y el iPod un reproductor avanzado”.

Otro problema es el alto nivel de volumen con el que se graban las pistas actualmente, en la que no se distinguen ya los bajos de los altos. Jack Joseph Puig que ha trabajado con los Rolling o Eric Clapton comenta que “hace diez años la música era más rica, con más tonos, con verdadera fuerza”.

Michael Bradford, productor de Kid Rock espera que “el aumento de la capacidad de almacenamiento y del ancho de banda no necesite comprimir la música y se pueda realizar un buen sonido digital”.

¿Será demasiado tarde? ¿El oído se habrá acostumbrado ya? ¿Deberemos volver al “vinilo para escuchar lo que nos estamos perdiendo?

vINQulos
The Wall Street Journal

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor