Multan a Apple por tratar de influenciar en los precios de los iPhone que venden los operadores en Taiwán

Movilidad

No es la primera vez que una sanción similar recae sobre uno de los grandes fabricantes de móviles puesto que este mismo año Samsung también ha sido objeto de una sanción similar. La cuestión tiene que ver con los precios que las marcas obligan a las operadoras a fijar por sus terminales para venderlos a los clientes. La sanción pretende defender la competencia en un mercado en el que tradicionalmente tuvo mucho peso la marca local, HTC, hoy caída en desgracia.

Las multas impuestas por obligar a los operadores a fijar determinados precios de venta de los terminales tampoco parece que vayan a arruinar a las marcas objeto de las mismas. La que acabamos de conocer tiene como protagonista a Apple, condenada a pagar $677.000 mientras que este mismo año Samsung fue condenada a pagar $10.389. Sí, no faltan cifras, una multa de algo más de diez mil dólares.

Pura calderilla en años casos para empresas que obtienen enormes beneficios en todo el mundo, siendo paradigmático el caso de Apple que dispone unos 150 millones de dólares en metálico. Las sanciones las impone la Comisión de la Competencia de Taiwán por las maniobras de Apple para obligar a que los operadores de telefonía móvil del país pagasen unas cantidades fijas por los iPhone que distribuían, algo contrario a las leyes locales que impiden este tipo de acuerdos previos y defienden la completa libertad de los operadores para negociar cada uno un precio sin tener que comprometerse todos a pagar el mismo.

En el caso de esa multa a Samsung de poco más de diez mil dólares la causa fue incluir en su publicidad del modelo Galaxy Y Duos la característica de cámara autofocus con flash cuando dicho smartphone en realidad no dispone de esa prestación. De nuevo calderilla para una empresa que invierte 5.300 millones de dólares en publicidad durante el presente año. De ahí que, como en el caso de la sanción a Apple, la casi ridícula cuantía no suponga mayor problema para estas empresas que no tendrían mayor obstáculo en abonar el “peaje” y continuar con sus comportamientos poco ajustados a la Ley.

vINQulo

The Wall Street Journal

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor