Navidad 2012-2013: ¿Cuáles son los derechos del consumidor online?

Cloud

Como el desconocimiento de las condiciones de compra por parte del consumidor no exime de su responsabilidad, es aconsejable conocer la ley vigente en materia de e-commerce.

Cada vez más gente se anima a comprar por Internet y, con la Navidad a la vuelta de la esquina, es previsible que la cifra de usuarios habitual aumente. Pero, ¿son éstos conscientes de sus derechos a nivel de e-commerce?

El comercio electrónico se está convirtiendo este año en la gran bolsa de aire para la economía española y en Navidad, aún más sin cabe, ante la masiva compra online de estas fechas, en donde muchos se estrenarán con sus primeras compras en Internet”, dice Rafael Gómez-Lus, de Trusted Shops. “A pesar de que el escenario de las compras navideñas se mude o amplíe a la red en gran medida, no por ello renunciamos a los derechos que poseemos como consumidores y que tanto nos ha costado lograr. Para evitar sorpresas innecesarias tras estas fiestas, es vital que los compradores estén atentos y sean prudentes de antemano, interesándose en qué supuestos les ampara la ley y cuáles son los recursos existentes para protegerse.

En primer lugar, cabe señalar que el desconocimiento de las condiciones de compra por parte del consumidor no le exime de su responsabilidad. Lo correcto es que se ofrezca la opción de leerlas y, si se está de acuerdo, se procederá a aceptarlas antes de confirmar la compra. Y ahí es donde el cliente debe verificar que las condiciones no resultan abusivas ni contradicen la legalidad vigente.

Una de las protecciones que existen para que el comprador disponga del tiempo suficiente para comprobar que el producto cumple con las características acordadas en el contrato de compra es el denominado “derecho de desistimiento” o “devolución”.

El plazo legal para hacer uso de este derecho ha sido fijado en 7 días hábiles como mínimo, desde el momento en el que se constata la recepción de la compra en el lugar seleccionado por el consumidor. Por supuesto, hay tiendas que pueden ampliar este periodo y, en el caso de que el vendedor no haya especificado información legal sobre este punto, el plazo de devolución se ampliará hasta los 3 meses.

En caso de acojerse al derecho de desistimiento, el vendedor estará obligado a reembolsar el importe pagado en un plazo máximo de 30 días. En algunos casos el límite se eleva incluso hasta el año y también se está popularizando el servicio de “Protección al Comprador” en las tiendas con sello de calidad.

Aunque es común encontrarse ante la situación de no percibir el importe íntegro que se desembolsó en el momento de la compra, los comercios online no pueden retener ningún tipo de tasa, a no ser que ya se haya hecho uso de manera continuada el producto, más allá de comprobar sus características y correcto funcionamiento.

Otro punto a tener en cuenta para evitarse disgustos es el de los posibles gastos de devolución. Por supuesto, si el vendedor no ha establecido nada al respecto, será él quien deberá correr con la cuantía del envío.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor