Netbooks: el caballo de troya de Linux

Empresas

Opinión. El sistema operativo libre podría tener un gran aliado en los portátiles de bajo coste que inundan el mercado, para aumentar su minoritaria cuota de mercado en la informática de consumo, dominada por el monopolio de los Windows de Microsoft y en su parcela por el Mac OS X de Apple. ¿Esconde su fuerza Linux en los netbooks, como los griegos en el asalto a Troya?

Desde techradar se explica que el auge de los mini portátiles está impulsando “la revolución de Linux”. Hasta ahora, para bien o para mal, Linux ha tenido una reputación de sistema operativo “geeks”, dicen. Es decir, “exclusivo para personas de gran fascinación por la tecnología e informática”, según la acepción del término.

Linux monopoliza el top-500 de los súper computadores mundiales , con SUSE Linux Enterprise de Novell gobernando 20 de los 50 primeros. En la lista del top-500 únicamente está presente un Windows HPC Server 2008 y Mac OS X brilla por su ausencia, aunque otros UNIX se incorporan a la lista.

En servidores, la implantación de Linux es incontestable, con estimaciones del 80% de cuota UNIX/Linux, la mayoría con sistemas comerciales y con avance de GNU/Linux con pago por soporte de servicios. Y si esto es así ¿por qué en el gran mercado de consumo Linux no ha logrado hasta ahora alcanzar una cuota significativa que suponga una verdadera alternativa?

Seguramente no ha ayudado su ligazón original al UNIX comercial y la leyenda negra sobre complejidad que acompaña al sistema, que actualmente no se sostiene con las actuales distribuciones de consumo. El poderío de Microsoft y su relación con los fabricantes es otro de los motivos, además de la falta de apoyo para una plataforma todavía minoritaria.

El gran avance de las distintas distribuciones en facilidad de uso, instalación y gestión de aplicaciones, unido a la compatibilidad hardware y mejores controladores, con la atención insuficiente pero creciente que las grandes firmas van prestando al sistema libre, pueden cambiar el panorama.

Y aquí entran los netbooks, el término inventado por Intel para designar los portátiles de bajo coste, dimensiones y potencia, pero más que sobrados para uso ofimático básico, navegación, correo electrónico y otros servicios en red y reproducción multimedia.

Unos dispositivos donde las distintas distribuciones GNU/Linux se sienten como pez en el agua, gracias al soporte conjunto software-hardware que le acompaña y a las miles de aplicaciones libres y de uso gratuito al alcance de un solo clic. La respuesta de Microsoft no se hizo esperar alargando la vida de XP en los Netbooks, a pesar de la finalización de la comercialización del sistema operativo. Además, se ha anunciado que Windows 7 podrá ser instalado en los portátiles de bajo coste con nuevas características como la pantalla táctil.

Aún así ¿serán suficientes los netbooks para mostrar que Linux puede ser una alternativa real en los sistemas operativos de consumo? El tiempo lo dirá, aunque el apoyo de los fabricantes es fundamental para conseguir el objetivo en el segmento doméstico, así como avanzar en otras cuestiones de gran importancia para los usuarios a quien se dirige, como contar con una plataforma nativa para videojuegos, y drivers de calidad -abiertos o cerrados- que la aseguren.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor