NFC, mucho más que el pago a través del móvil

Movilidad

Miguel Peña, director de innovación de NTS, nos propone conocer en profundidad las múltiples posibilidades que se abren con la adopción de la tecnología NFC.

NFC son las siglas de moda. Esta tecnología que habitualmente se asocia a medios de pago móviles va haciéndose un hueco en el mercado con paso lento pero seguro. Cada vez más fabricantes incorporan un chip NFC en sus terminales y todo parece apuntar a que antes o después todas las marcas del mercado ofrecerán esta tecnología en sus dispositivos.

En lo referente a su aplicación, hasta la fecha las experiencias basadas en esta nueva tecnología se han dirigido, mayoritariamente, hacia el mundo de los pagos. Al ser el modelo de negocio potencialmente más rentable y con mayor uso,  ha sido el que ha recibido más atención por parte de todos los actores implicados.

En países como Japón, por ejemplo, el uso del móvil con NFC como medio de pago de servicios de transporte público se encuentra más extendido, resultado de la evolución de prácticas que ya eran habituales como los pagos mediante tarjetas de proximidad.

En Europa las experiencias más amplias con tecnologías compatibles son los transportes públicos de Londres (Oyster Card en Transport for London) y París (RATP) además de las Olimpiadas de 2012, durante las cuales Samsung y Visa llevaron a cabo una práctica masiva de pagos mediante terminales NFC en comercios y empresas de servicios de la ciudad.

En nuestro país, la experiencia más conocida probablemente sea la de Sitges. De mayo a noviembre de 2010 se llevó a cabo una prueba de concepto con todos los vecinos de la localidad y unos 500 comercios adheridos. Durante esta prueba, el 90% de los usuarios y el 80% de los comercios adheridos al piloto participaron en algún pago por NFC y declararon que seguirían usando esta tecnología.

Más recientemente los operadores Telefónica, Orange y Vodafone han firmado un acuerdo para impulsar el uso de la tecnología NFC como medio de pago.

Ahora bien, asociar NFC a la realización de pagos desde el móvil es limitar el alcance de una tecnología que presenta interesantes opciones de aplicación en otros muchos ámbitos. En realidad, Near Field Communication (NFC) es un protocolo de comunicaciones inalámbricas de corta distancia que permite establecer un canal entre dos entidades próximas (P2P) que incluye una serie de estándares que lo hacen compatible con protocolos ya existentes como el usado en las smartcards de chip sin contacto, o el RFID. Esto, llevado al mundo de los smartphones, nos sitúa ante tres modos de comunicaciones posibles basadas en NFC:

  • Lectura/escritura de etiquetas
  • Emulación de tarjetas
  • P2P
Miguel Peña_Director de Innovación NTS
Miguel Peña es director de innovación en NTS

En el modo de “Lectura/escritura de etiquetas” el Smartphone actúa como elemento activo de la comunicación y puede recoger los datos alojados en una etiqueta NFC (o RFID por ser compatibles) para luego realizar un procesamiento o llevar a cabo determinadas acciones en función de su contenido.

El mundo del marketing puede extraer enormes beneficios de esta tecnología para el acceso a contenidos por parte de los usuarios finales. Y es que las etiquetas NFC permiten almacenar diferentes datos, de forma que, convenientemente insertadas en revistas, posters o cualquier otro producto, posibilitan la lectura y captura de la información mediante el dispositivo móvil del usuario, así como su posterior interacción con la misma a través del terminal. El ejemplo más habitual consiste en el almacenamiento de algún texto o URL en el etiquetado de un producto para la realización de campañas.

En el modo de “Emulación de tarjetas”, el Smartphone actúa como una tarjeta con chip sin contacto que puede ser leída desde cualquier terminal de datos compatible. De este modo, para el terminal, el Smartphone se convierte en una tarjeta pasiva como cualquier otra que, si responde adecuadamente, será aceptado y la correspondiente operación finalizada.

El ejemplo más conocido es el de los pagos en TPVs, donde el smartphone actúa como una tarjeta bancaria, de forma que el TPV interactúa con una aplicación de pago seguro igual que las que se alojan en el chip de las tarjetas bancarias físicas pero alojada, en este caso, en el chip del teléfono.

Sin embargo, este no es el único escenario que nos ofrece este modelo de comunicación basado en NFC. El Ticketing electrónico es probablemente la aplicación actual de más uso después de los pagos por NFC. La progresiva automatización de los sistemas de billetaje es un proceso constante desde hace años. Los billetes han ido evolucionando desde los tickets en papel hacia el billete electrónico, pasando por los soportes de banda magnética y los códigos de barras o BIDI. El uso de tecnología NFC para validar el ticket permite unos tiempos de acceso muy rápidos combinados con la posibilidad de almacenar cualquier cantidad de billetes de diferentes compañías en un único dispositivo. Otra ventaja es la posibilidad de emplear un protocolo NFC compatible con los de títulos de transporte de tarjetas como miFare o FeliCa, con lo que se puede habilitar el acceso por billete electrónico o físico sin duplicar el hardware de lectura.

Por su parte, en el modo “P2P”, se establece una comunicación punto a punto bidireccional entre 2 terminales activos a partir de la cual pueden intercambiar cualquier tipo de datos o información. Este modo de comunicación es el más flexible y abierto. Y ofrece utilidades, como por ejemplo, el intercambio de tarjetas de visita, así como el envío de documentos, la sincronización de agendas, el establecimiento de reuniones automáticamente o la creación rápida de grupos de contactos.

 

Aplicaciones de NFC

Empleando en cada caso el modo más apropiado se pueden dar diferentes usos a los Smartphones equipados con tecnología NFC. El departamento de I+D+i de NTS lleva meses investigando esta tecnología y creando escenarios piloto que favorezcan su  incorporación en otros entornos. Además de los descritos en cada modelo de comunicación basado en tecnología NFC, algunos de los usos que se han identificado son:

  • Control de presencia y de acceso: empleando lectores compatibles o cerraduras adaptadas es posible emplear un dispositivo NFC para identificarse personalmente para acceder a un recinto físico o hacer login en un sistema. En este caso el Smartphone funciona como llave de acceso y debe ser personal e intransferible pero, a diferencia de las tarjetas pasivas, ofrece más posibilidades como integrarse con servidores remotos para registrar determinados datos, mostrar información al usuario o interactuar con él de modo más avanzado y personalizado.
  • Tarjetas de fidelización. Cada vez es más habitual que todo tipo de comercios dispongan de programas de fidelización de sus clientes basados en cupones de descuento, tarjetas de acumulación de puntos, etc. Estos cupones y tarjetas se pueden almacenar mucho más cómodamente en el Smartphone, facilitando su gestión y presentación por parte de los clientes. Finalmente, al asociar la tarjeta al teléfono se abren numerosas posibilidades de interacción con el cliente a través de aplicaciones móviles, el correo electrónico, etc.
  • Configuración rápida de dispositivos: Es muy frecuente que para acceder a una red WIFI, conectar por Bluetooth a una impresora o enlazar con cualquier otro periférico haya que introducir una serie de parámetros en diferentes menús del Smartphone. Estas configuraciones son lentas y tediosas y se producen errores con frecuencia. Mediante la lectura de un tag con la información requerida se pueden automatizar todos estos pasos eliminando la dificultad para los usuarios, evitando errores y permitiendo cambiar las configuraciones de forma rápida y sencilla. Otra aplicación práctica de este tipo consiste en cambiar ciertas configuraciones del dispositivo como volumen del timbre, activar o desactivar redes o lanzar una aplicación determinada, etc. de forma que se puede tener una configuración para casa, otra para el coche y otra para la oficina, por ejemplo.

Como vemos, NFC no es sólo una alternativa para resolver pagos en movilidad. Poco a poco el uso de esta tecnología se va a ir extendiendo y normalizando. Y estamos solo en el comienzo del camino. La tecnología NFC acabará abriéndose paso e instalándose en nuestros usos cotidianos hasta un punto en el que no recordemos de qué manera resolvíamos esa operación antes de su llegada.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor