Nike se deshace de su división de ‘wearables’

EmpresasInnovaciónWearables

Algunas voces ven una asociación con Apple tras la decisión de dejar de fabricar wearables de Nike.

Nike va a deshacerse de su negocio de wearables. La marca deportiva ha anunciado recientemente que pondrá fin a la fabricación de sus pulseras inteligentes; ha cancelado los planes de lanzar nuevas versiones y ha confirmado que despide al equipo tras el desarrollo de los dispositivos.

La compañía ha dicho que mantendrá el desarrollo de su software para FuelBand.

Las razones tras la decisión no han sido comunicadas aunque ya hay dos posibles escenarios. Nike se enfrentaba a fuertes fabricantes en la industria de la tecnología que se viste. La decisión de terminar con la fabricación de hardware y de reforzar la plataforma de software, puede ser una decisión estratégica práctica.

Otras voces ya especulan con la posibilidad de que el cierre del negocio de hardware de la marca deportiva sea la consecuencia de un acuerdo con Apple.

Nike y Apple son socios desde hace tiempo. Han trabajado de la mano en el desarrollo de aplicaciones de la plataforma Fuel para iOS y en la conexión de dispositivos de Apple con sensores de Nike. El propio Tim Cook está en la Junta de Dirección de Nike.

En agosto de 2013 Apple contrató al cerebro tras la FuelBand de Nike Jay Blahnik. Fue entonces cuando empezó a especularse con la posibilidad de que los de Cupertino estuvieran desarrollando su propio wearable.

La industria de los billones de dólares

El ecosistema de los dispositivos que se visten generará 8.360 millones de dólares en 2018, según las mediciones de la consultora Markets and Markets. Fabricantes y desarrolladores ya están perfilando sus planes para participar de la próxima gran industria.

Gigantes como Samsung, Google, Sony, LG y Huawei ya han mostrado sus apuestas. En una reciente entrevista concedida a Silicon News, Norberto Mateos, responsable de Intel en Iberia confirmó que las previsiones de ingresos para la división de wearables de la compañía ascendían a 2.000 millones de dólares.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor