“No man´s sky”: el videojuego que te permitirá visitar trillones de planetas

Software

Este videojuego es posible que nadie llegue jamás a “terminárselo” por una razón bien sencilla: demasiados planetas que visitar. Son 18 trillones de planetas que nunca jamás nadie ha explorado y que están aguardando a que seas tú quien los visite por primera vez y los recorra encontrando quién sabe qué sorpresas. Te mostramos a continuación un trailer de este videojuego que aparecerá a finales del presente año.

A través de una compleja serie de instrucciones matemáticas se fijan las condiciones que permitirán generar estrellas, conjuntos de asteroides, planetas y sus lunas, órbitas, composiciones químicas atmosféricas…

Mundos del tamaño de planetas reales y separados unos de otros por años luz. Y tan solo una pequeña fracción de los mismos habrán sido capaces de generar y desarrollar formas de vida complejas. Los diseñadores del videojuego “No Man´s Sky” han construido un Universo teniendo en cuenta las leyes de la Naturaleza, en lugar de “cosntruir” los planetas “a medida”, que suele ser lo habitual en los videojuegos.

Será a finales de año cuando el videojuego ya esté disponible y se ofrezca a millones de jugadores la posibilidad de explorar un Universo de un tamaño casi tan enorme como el real. A efectos prácticos puede afirmarse que “No Man´s Sky” es infinito puesto que el número total de planetas es nada menos que de 18.446.744.073.709.551.616 (hemos repasado tres veces los números para que no haya errores), es decir más de 18 trillones de mundos. Por comparar, uno de los videojuegos que mayor extensión de terreno jugable ofrecen es “Grand Theft Auto: San Andreas” y abarca “sólo” 36 kilómetros cuadrados.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=nmwG6Sj1Yfg[/youtube]

A diferencia de otros videojuegos en los que el “horizonte” realmente es un telón de fondo, un poco al estilo “El show de Truman” en “No Man´s Sky” (traducible por “Cielo de nadie”) realmente cuando llegamos al punto más lejano distinguible en el cielo este se amplía como sucede en la realidad de manera que lo que era un diminuto puntito en el cielo pasa a ser una galaxia que cuando nos aproximamos más resulta estar formada por estrellas rodeadas de sus propios sistemas planetarios que, si llegamos a cualquiera de ellos, podrán permitir el aterrizaje de nuestra nave espacial de la que podremos salir para recorrer esa superficie nunca hollada por el hombre.

no mans sky

El título ha sido desarrollado por un equipo independiente pero no tardó en llamar la atención de un gigante como Sony con quien han llegado a un acuerdo de distribución. Adam Boyes, vicepresidente de la división PlayStation de Sony asegura entusiasmado que “es potencialmente uno de los mayores videojuegos en la historia de esta industria”.

Como parte de la intriga que los desarrolladores tratan de mantener sobre el videojuego, no se ha desvelado demasiada información sobre el modo en que podrá jugarse, pero sí sabemos unos pocos detalles. Al comienzo cada jugador aparece de manera aleatoria en algún planeta del perímetro exterior de una galaxia. El objetivo es llegar al centro de la misma donde se descubrirá un gran misterio, pero el modo de conseguirlo está completamente abierto a las opciones que tome cada jugador. Explotar los recursos naturales, comerciar, explorar… la información relativa a los planetas que descubra cada jugador queda almacenada en una base de datos de acceso universal a través de Internet.

La pregunta que muchos se hacen tiene que ver con la complejidad de una creación de tal número de planetas, pero la respuesta es bien sencilla: algoritmos que generan combinaciones numéricas que definen las características de los sistemas planetarios. Sólo así pueden definirse las características del terreno y la atmósfera de 18 trillones de planetas con “apenas” 1.400 líneas de código. Toda la información visual está definida por fórmulas ningún gráfico debe renderizarse hasta que el jugador se encuentra frente a ello lo que casi nos hace plantarnos un problema de índole filosófica: ¿existía realmente el planeta antes de que lo visitásemos?

vINQulo

The New Yorker

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor