Nuevos retos para las redes Wi-Fi: seguridad, BYOD y “cloud Wireless”

EmpresasGestión de la seguridadSeguridad

Para Jordi Soler, ingeniero de Soluciones de Enterasys, la creciente demanda de conectividad para dispositivos plantea a las redes Wi-Fi múltiples retos.

Las redes inalámbricas están ahora en su mejor momento. El mercado de redes Wi-Fi está creciendo por encima de otros mercados TIC en gran medida impulsado por la creciente demanda de conectividad para dispositivos móviles, sobre todo en determinados entornos (hospitales, escuelas, centros logísticos), en los que el wireless se está ya acercando a la red cableada en cuanto a ubicuidad y número de servicios que soporta. La aparición del fenómeno “BYOD”, y la avalancha de dispositivos personales que necesitan conectarse a la red (iPad, iPhone, tabletas Android etc.) así como los nuevos paradigmas tecnológicos como el “Cloud Computing”, enfrentan a las redes Wi-Fi a nuevos retos a los que tiene que dar respuesta.

BYOD y gestión de redes “en la nube”

Como lo confirman diferentes estudios e informes de analistas, los CIO’s y responsables de sistemas están muy interesados y preocupados por cómo afectará a sus organizaciones el fenómeno BYOD.

Esta realidad ha generado una necesidad de gestión, y no pocas preocupaciones por las posibles consecuencias que esta práctica pueda tener sobre la seguridad de los Sistemas de Información, máxime cuando esta práctica no es puntual sino generalizada entre los empleados. Se trata de sistematizar y racionalizar la incorporación de estos dispositivos a los sistemas corporativos, al tiempo que se estandariza y automatiza lo máximo posible la gestión de los mismos para que los costes de soporte y operación no se disparen.

La red Wi-Fi está directamente relacionada con este fenómeno, al conectarse estos dispositivos de forma mayoritaria a través de conexión inalámbrica. Aquí se enlaza con el problema de la seguridad.

Las redes inalámbricas han despertado tradicionalmente reticencias en cuanto a su nivel de seguridad o capacidad para garantizar una alta disponibilidad, equiparable a la red de cable. Esto es hoy día un tema superado. Y no solo desde el punto de vista de la infraestructura, sino también porque los dispositivos clientes (PC, portátiles y ahora los smartphones y tabletas varias) también incorporan mecanismos de encriptación y protección.

Pero la seguridad es también una cuestión de gestión, información y control de lo que pasa en la red. En este sentido, contamos hoy con herramientas que permiten tener una visibilidad en tiempo real de lo que está pasando en tu red Wireless. También ofrecen la posibilidad de almacenar esta información para tener una visión histórica sobre la red, ayudando a la planificación de mejoras, o cambios a implementar.

La inclusión de soluciones tradicionales de control en la red cableada, como las soluciones de NAC, también se pueden exportar a las redes Wireless, dando las mismas reglas de juego en los dos lados. Además, no hay que olvidar un último paso, la autentificación del usuario que se está conectando.

Hoy día todas las soluciones Wireless de los fabricantes de referencia ofrecen métodos seguros de autentificación como el 802.1x para poder garantizar que quién se está conectando es quién dice ser. Esto, unido al uso de soluciones corporativas de autentificación, hace que podamos estar seguros de quién se conecta.

Por último, una breve mención al modo en que la red Wi-Fi participa en los nuevos paradigmas tecnológicos como Cloud Computing. Me refiero a la posibilidad de ofrecer servicios Wireless desde la nube. Los AP’s de última generación ofrecen mayor capacidad de rendimiento para poder trabajar en un entorno de Cloud, donde hay flexibilidad en cuanto al modo de gestionar la red. El controlador se virtualiza, lo que da lugar a externalizar y subir a la nube la gestión de la red.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor