“Ojalá pudiera cerrarse una web en 10 días”

Empresas

Ángeles González-Sinde ha asegurado que la ley anti-descargas española se diferencia de las demás existentes en que en Francia y Reino Unido persiguen a los usuarios. “En España pensamos que había que ir a por los que hacen trampa, no a por quienes se benefician”, ha asegurado.

La Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ha concedido una entrevista hoy a Los Desayunos de TVE y ha respondido a las cuestiones más polémicas de la controvertida Disposición Segunda de la Ley de Economía Sostenible, que va a cerrar las páginas de descargas ilegales. “La gente opina y no se ha leído la disposición”, asegura.

La Ley Sinde, aprobada ya definitivamente y que espera superar los trámites propios para ser aplicada y que entre en vigor, ha sido duramente criticada. Uno de las ataques más repetidos se ha referido a las presiones que EE.UU. ha ejercido, supuestamente sobre el Gobierno español para acelerar la aprobación de la ley.

Sinde asegura que el interés de Estados Unidos por la aprobación de la ley entra dentro del juego normal de las relaciones diplomáticas y asegura que hablar con los grupos parlamentarios y conocer su opinión es “parte del trabajo de un embajador”, haciendo referencia a Alan Solomon, embajador estadounidense en España.

La Ministra ha descartado que pensase en dimitir. “Cuando se lleva a cabo una legislación polémica como esta uno no puede ser cobarde y dejar de dar la cara”, ha aseverado.

La Ley, modificada tras el rechazo inicial en el Congreso, refuerza el papel de la justicia en el proceso de cierre de webs. A la Comisión se le une ahora un juez para dictaminar si se trata de una práctica legal o ilegal. “Hacen falta dos figuras. Si las decisiones de ambos difieren, gana el juez”, explica la ministra.

Aún no se conocen los plazos para cerrar una web. Según Sinde el proceso puede alargarse hasta un mes. “Ojalá se pudiera cerrar una web en 10 días”, ha sostenido.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor