Once días sin dormir, para nada

Empresas

Un británico se va a dormir después de once días, convencido de haber ganado el récord Guinness.

Su despertar será sin embargo el más amargo: no ha batido el récord y además, aunque lo hubiera hecho, la organización no contempla los récords que son perjudiciales para la salud.

cornishAPEX2405_468x311.jpg

Después de once días en vela, Tony Wright se fue a acostar el viernes con el alegre convencimiento de haber batido el récord del mundo. El despertar de este británico sería duro, sin embargo. Sus 266 horas de vigilia no podrán ser registradas como récord porque la organización ha dejado de registrar este tipo de pruebas por ser peligrosas para la salud. Y por si esto fuera poco, un finlandés había ya superado al señor Wright manteniéndose despierto 277 horas.

Desde 1990, Guinness se niega a registrar los maratones de tiempo sin dormir porque los científicos aseguran que pueden provocar depresión, mareos, alucinaciones, irritabilidad, náuseas y pérdidas de memoria.

Más información aquí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor