Open Cloud Manifesto: abriendo la nube informática

Cloud

30 grandes tecnológicas encabezadas por IBM, Cisco, Sun, AT & T, Red Hat, SAP, AMD o Telefónica han suscrito un manifiesto que bajo seis principios fundamentales y estándares abiertos intenta definir las normas básicas de funcionamiento de lo que llamamos “computación en la nube”. Lamentablemente, otros gigantes como Microsoft, Google o Amazon están fuera de la iniciativa, al menos de momento.

El manifiesto pretende sentar las bases de una tecnología que a pesar de sus limitaciones actuales está llamada a ser una de las punteras en el futuro próximo del mundo informático. La idea principal es la creación de estándares para software en los que aplicaciones y servicios no necesiten estar atados a un sistema operativo concreto.

Los objetivos son ambiciosos: libertad de elección de proveedor y arquitectura, flexibilidad basada en interoperabilidad, velocidad y agilidad para cambios y disponibilidad de profesionales, según detalla Enrique Dans en su blog.

De esta forma el documento define los desafíos y barreras actuales a los que se enfrenta esta tecnología y marca los principios para acometerlas. Según Dans, un documento “enormemente generalista y abierto”, aunque no todos los actores de la industria opinan de la misma manera.

El primero, Microsoft, que la semana pasada atacaba la iniciativa “por secretista y oscura” y se lamentaba de su falta de apertura. Otros de los gigantes actuales de la nube, Amazon, tampoco se ha unido al proyecto aunque ha matizado “que al igual que otras ideas sobre las normas y prácticas, revisarán ésta a fondo”. Google y Salesforce, con iniciativas propias para esta tecnología, son otros de los grandes ausentes.

Analistas y fabricantes, sí aplauden el manifiesto, como responsables de Dell manifestando que “es una buena idea y que los estándares abiertos son buenos para la industria”, o analistas que indican que el proyecto “va en la dirección correcta”.

“Si estos problemas se pueden comprender y abordar pronto, los clientes y los proveedores de cloud computing podrían beneficiarse por igual”. “Si la industria no alcanza un nivel aceptable de transparencia, se ralentizará la adopción de las nuevas tecnologías y servicios”, advierten.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor