Open source: ¿máquina de hacer dinero?

Empresas
0 0 26 comentarios

Aunque el software de código abierto está disponible gratuitamente para usuarios o programadores, las grandes compañías están incrementando sus ingresos con versiones Premium y servicios de formación o mantenimiento, dicen desde la consultora tecnológica Saugatuck. Los inversores toman nota del que puede ser el futuro del software.

Grandes compañías como IBM, Oracle o Sun están transformando e incorporando grupos de desarrolladores de código abierto para sus propias comunidades con fines comerciales, dice el analista de la consultora Saugatuck, Bruce Guptill. Dos tercios de los proyectos de desarrollo de código abierto actuales están enfocados al negocio puro y duro aunque versiones básicas del producto siguen ofreciéndose gratuitamente al usuario, explica.

El software libre permite menores costes de desarrollo, acelera las fechas de publicación y cuenta con miles de voluntarios que gratuitamente prueban y ayudan a corregir los errores. “El modelo comunitario que inspira el software libre con el desarrollo, revisión y mejora es demasiado fuerte para ser ignorado”, según Guptill, que explica que incluso Microsoft que rechaza el modelo abierto visto como una amenaza para su software propietario, está modificando su estrategia acercándose a los desarrolladores de código abierto.

IBM tiene 1.000 programadores que trabajan en proyectos de fuente abierta a tiempo completo y otro de los grandes Red Hat, obtiene una buena parte de ingresos con formación, mantenimiento y mejora de servicios para clientes con Linux. Incluso las empresas de software más pequeñas pueden hacerse un hueco con el desarrollo de soluciones especializadas, que complementen o mejoren las propuestas de los gigantes. “El código abierto permite obtener ciertas tecnologías desarrolladas de forma menos costosa y más rápida”. “De los estándares abiertos pueden beneficiarse todas las empresas y desarrolladores”, insiste el analista.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor